A partir del próximo 21 de enero todos los venezolanos que viajen a México estarán obligados a tramitar su visa. Con ello el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador busca frenar la migración.

El aumento de más de un mil por ciento de flujo migratorio de venezolanos entre enero y septiembre de 2020, en comparación con los últimos cinco años, según datos de la Secretaría de Gobernación (Segob), obliga a la medida para frenar la migración con rumbo a Estados Unidos.

A través de un acuerdo publicado ayer en el Diario Oficial de la Federación, la nueva media entra en vigor a partir de este mes aunque se había dado a conocer desde diciembre del año pasado.

Derivado de la información de las instancias competentes, se destaca la tendencia creciente del flujo migratorio de nacionales de la República Bolivariana de Venezuela en tránsito irregular hacia un tercer país, representando un incremento en más del mil por ciento, en comparación con el mismo periodo en los cinco años previos; además se resalta el incremento en declaraciones falsas sobre sus motivos de viaje, la diversificación de rutas de tránsito y la identificación de algunos delitos asociados a la movilidad internacional, como la trata de personas y el tráfico de migrantes, lo cual refleja un uso inadecuado de la medida de facilitación con distintos impactos”, se expone en el acuerdo.

Con Venezuela ya son tres países latinoamericanos cuyos ciudadanos deben tramitar visa para ingresar a México, pues la medida ya aplica para brasileños y ecuatorianos

El aumento de la migración de venezolanos hacia Estados Unidos ha obligado a México, que ya tiene acuerdos con el gobierno de Joe Biden, a solicitar la visa.

Tras darse a conocer en diciembre la medida para los venezolanos, Amnistía Internacional (AI) envío una carta para AMLO, con el fin de solicitar que se reconsiderase la medida ante la crisis humanitaria que tiene hundida a Venezuela.

Vemos con gran preocupación que esta decisión del gobierno mexicano puede tener graves repercusiones en la vida de las personas venezolanas que buscan protección internacional en otros países de la región, incluyendo México”, expuso AI en su misiva.

La ONU estima que al menos 6 millones de venezolanos han abandonado su país, sofocados por la pobreza y la represión del régimen dictatorial de Nicolás Maduro.

La Secretaría de Relaciones Exteriores en términos de la normatividad aplicable, llevará a cabo acciones conjuntas con el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela para garantizar flujos migratorios seguros, ordenados y regulares que permitan en su momento, suprimir el requisito de visa”, se extiende en el acuerdo de la Segob.