Frente a la pandemia provocada por el coronavirus el presidente Andrés Manuel López Obrador ha presentado su plan de rescate frente a la crisis económica. La respuesta de los mercados anticipa una catástrofe para México ante la laxitud de la propuesta.

El Programa Emergente para el Bienestar y Empleo presentado este domingo por AMLO, a la par de su II Informe de Gobierno, resultó ser su receta de siempre: demagogia. Lo que ha llevado al mercado financiero a reaccionar de inmediato y el tipo de cambio ya está en 25.31 pesos por dólar.

Luego de los reclamos del sector empresarial por el cierre de 1 millón 700 mil empresas ante la pandemia que ha dejado al día de hoy en México 2 mil 143 casos positivos y 94 muertos, y una reunión -el pasado viernes- donde se acordaron acciones conjuntas con líderes empresariales y banqueros, López Obrador sólo anunció hoy que se devolverá el IVA de forma rápida a los contribuyentes que están presentando su declaración anual. Nada más.

El plan de rescate económico no se ajusta al modelo neoliberal o neoporfirista, ya rompimos el molde de medidas contracíclicas que sólo aumentaban la desigualdad. La formula que aplicamos para remontar crisis transitoria es la suma de tres elementos básicos: mayor inversión pública para el desarrollo económico y social, empleo pleno y honestidad y austeridad republicana”, enfatizó AMLO durante parte de su discurso.

En un mensaje triunfalista por el II Informe de Gobierno, con resultados exiguos, el Presidente de México hizo una relatoría de los ‘avances’ que tiene ahora el país bajo su mandato. Algo que contrasta con el 52 % de la población que desaprueba ya su gobierno errático por la recesión económica, la falta de empleo y la crisis sanitaria que empezó antes que llegara el coronavirus.

De acuerdo a las acciones del Programa Emergente para el Bienestar y Empleo no habrá aumentos de impuestos, ni creación de nuevos, se bajará el salario de funcionarios públicos y no recibirán aguinaldo -dese Subsecretarios hasta el Presidente-, no se contratará deuda pública y seguirán los apoyos sociales para adultos mayores y estudiantes

El cierre de 1 millón 170 mil empresas en el país, según anticipó la Concamin, pegará en una caída del 4 % del PIB si no hay apoyos fiscales del gobierno federal. Como respuesta AMLO descartó hoy cualquier apoyo a las empresas.

Como también seguirán las obras del aeropuerto de Santa Lucía, la refinería de Dos Bocas y el Tren Maya. O la continuidad de programas sociales para el reparto de dinero -producto de los impuestos de los  contribuyentes y empresas-.

Las acciones económicas del llamado Programa Emergente para el Bienestar y Empleo consideran 11 mil millones de pesos a pescadores y comuneros, o 3 mil 400 millones de pesos del programa ‘Tandas para el Bienestar’ para apoyar a pequeños comercios. Créditos por 35 mil millones de pesos para 670 mil burócratas -de 20 a 56 mil pesos -, no despidos de personal del gobierno federal o 2 mil 100 millones de créditos para vivienda y personales.

Otras acciones son la inversión de 65 mil millones de pesos para reducir la carga fiscal de Pemex, y un plan energético por 339 millones de pesos “que será anunciado la próxima semana“.

AMLO asegura además que ya comenzó con acciones económicas efectivas al ‘bajar’ el precio de la gasolina. O de instaurar los cambios en el sistema de salud desde hace 3 meses con la creación del Insabi para dar atención medica y medicamentos gratis para todos los mexicanos. Lo que contrasta con la realidad, pues el precio de la gasolina ha bajado en el todo el mundo por la crisis del precio del petróleo y el Insabi es un desorden al que ha arrastrado incluso al IMSS pues no hay ni cubrebocas ni gel antibacterial para el personal médico que ha salido afuera de las clínicas para protestar.

Dentro de su mensaje general AMLO aseguró que pronto el país estará ocupando plazas y espacios públicos para que todos puedan abrazarse.

La crisis va a pasar. Nos hemos salvado de pandemias, terremotos y de la corrupción, la más peligrosa de las pestes”, enfatizó López Obrador desde Palacio de Gobierno, donde ha presentado un II Informe de Gobierno, que sólo refrenda su obsesión por el culto hacia su personalidad. Las acciones reales pueden esperar.

En contraste, representantes del mercado financiero respondieron con dureza sobre el Programa Emergente para el Bienestar y Empleo, para explicar la nueva caída del peso.

No sólo no se anunció ningún plan de reactivación económica. Se mostró también que no hay ningún plan de emergencia, ni la idea de una política fiscal para detener el golpe. Otra oportunidad que se desperdicia. Y así se van los años para lograr hacer de este un mejor país” , tuiteó Valeria Moy, economista y directora del Observatorio Económico de México.

El resumen de la actuación del Presidente de México, hoy, frente a la pandemia y la crisis económica que asola al país bien puede inscribirse en las consideraciones que hace el politólogo Pablo Simón, en un texto imperdible para el magazine Jot Down, sobre lo que ocurre en muchas partes del mundo ahora. Algo que no es privativo de AMLO, pues también existen los Trump, los Bolsonaro y otros más similares.

La principal ventaja del culto a la personalidad es la construcción de barreras adicionales a que la oposición pueda coordinarse contra el régimen. Resulta tan difícil que nadie puede organizarse, incluso desde una perspectiva psicológica, con los ojos del tirano siempre mirando. Y mientras, siempre hay esos costes asociados a tener que salir al siguiente desfile y aplaudir con la fuerza necesaria, besar con suficiente fuerza los pies de la estatua del dictador. Eso, que el líder combina con una intensa policía secreta y mil maneras de ejecución de sus adversarios, acrecienta el miedo al poder arbitrario. A ese rey loco que controla el país”, escribe Simón.

Avanzando