La tensión en Venezuela vuelve a elevarse con las declaraciones de guerra de Nicolás Maduro contra el gobierno de Colombia y el presunto ‘golpe de Estado’  en su contra.

El gobierno de Nicolás Maduro asegura que ha desarticulado un ‘complot internacional’ para perpetrar un presunto golpe de Estado en su contra entre el domingo y lunes.  De esta forma justifica la nueva ola de detenciones de opositores y cercanos a Juan Guaidó, líder de la Asamblea Nacional.

Lo que no sabe el señor Guaidó es que estuvimos en todas las reuniones en las que planificaban asesinatos a funcionarios del Gobierno. Tenemos audios, vídeos e información necesaria para enfrentar los intentos de golpe de Estado”, tuiteó la tarde ayer Jorge Rodríguez, ministro de Comunicación.

Rodríguez amplío sus declaraciones en conferencia de prensa donde mostró un organigrama asegurando a medios internacionales que el presunto ‘golpe de Estado’ fue planificado en República Dominicana por el ex militar venezolano Eduardo José Báez Torrealba e incluía la participación de militares colombianos, estadounidenses e israelíes que encabezarían el asalto al Palacio de Miraflores para asesinar a Maduro y a sus funcionarios más cercanos.

Según el gobierno de Maduro en el presunto complot estaban involucrados militares en activo y retirados que querían imponer al general chavista Raúl Baduel, preso desde 2009 acusado de corrupción

Imagen de un video publicado en Twitter por el gobierno de Maduro, con el que acusan el complot.

Los planes del presunto ‘golpe de Estado’ se vinieron abajo al conocerse en tiempo real las acciones a tomar por los insurrectos que están vinculados al líder opositor Juan Guaidó , pues el gobierno venezolano infiltró con espías al movimiento conspirador, resumió el ministro Jorge Rodríguez.

En un mensaje en cadena nacional por radio y televisión, Nicolás Maduro insistió en sus declaraciones de guerra contra Colombia. Y advirtió que será ‘implacable’ contra todos los que pretendan derrocarlo.

Seríamos implacables en una contraofensiva revolucionaria a un intento de golpe fascista, ¡implacables!. Es evidente la complicidad y la participación de Iván Duque y del gobierno de Colombia en este intento fascista para asesinarme (…)

El mundo debe saber que desde Colombia se conspira y se trata de subvertir el orden de Venezuela. No podrá  Donald Trump, no podrá la padilla de bandidos: (John) Bolton, Elliott Abrams, (Mike) Pence, (Mike) Pompeo, Marco Rubio, no podrá la pandilla de bandidos contra Venezuela“, declaró exaltado Maduro.

En contraparte el gobierno colombiano, a través de su Cancillería, acusó al gobierno de Maduro de enviar militares a territorio colombiano para provocar haciendo disparos al aire, según registraron pobladores del departamento del Guainía. Tras los ataques, el presidente Iván Duque alertó de la provocación de Maduro para iniciar una guerra.

 

Arrecian detenciones de opositores

Juan Guaidó ofreció a su vez una conferencia de prensa posterior a la de Rodríguez, para desmentir su participación –como acusa Maduro- en el presunto complot.

Es el cuento número N, ya la prensa perdió la cuenta de cuántas veces ha habido reiteradas acusaciones de lo mismo. Nosotros el llamado que hemos hecho y que seguimos haciendo es a la familia militar, es a la Fuerza Armada que se ponga del lado de la Constitución“, enfatizó Guadió tras denunciar que fue interceptado por hombres armados en una autopista, quienes intentaron llevarse detenidos a algunos de sus colaboradores, sin éxito.

El fin de semana fueron detenidos 6 militares en retiro, lo que generó una serie de denuncias inmediatas por familiares y reclamos de organizaciones civiles que clasificaron como ‘desapariciones forzadas’ las detenciones.

Estos hechos han llevado a Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), a reclamar al gobierno venezolano explicaciones ante las nuevas detenciones de opositores. Además de censurar a Michelle Bachelet, alta comisionada de la ONU para Derechos Humanos, quien en su reciente visita a Venezuela manifestó preocupación por las sanciones internacionales a Venezuela.

Todas las acciones internacionales que ayuden a Maduro a permanecer en el poder, como afirmaciones como esta de la Alta Comisionada de Derechos Humanos, son una sanción durísima para el pueblo venezolano, porque le dan aire a un régimen oprobioso“, reviró ayer Almagro.