Vivir en el Reino Unido nunca fue más complicado ahora que se acerca la concreción del Brexit. La salida de la Unión Europea supone nuevas reglas para los europeos residentes en la antigua Albión.

Más de 3 millones inmigrantes de la Unión Europea (UE) van a requerir nuevos permisos especiales para poder continuar con su residencia legal en el Reino Unido.

La primera ministra Theresa May informó este lunes, en el Parlamento Británico, que la medida busca ‘garantizar’ las nuevas líneas maestras de un plan que ha sido duramente criticado por Bruselas, sede de los poderes de la UE.

Esta medida ha comenzado a levantar quejas y molestias en la comunidad europea afincada en Londres y otras ciudades del Reino Unido

La nueva medida echa abajo las expectativas y avances que lograron, al menos en el último conteo oficial, 150 mil personas que ya habían obtenido su permiso de residencia permanente. Tendrán que volver a formarse y esperar. El período de gracia para obtener el nuevo estatus de residente será de 2 años.

May, quien es objeto de críticas permanentes por su forma de hacer política, considera que la oferta que hacen es “seria y generosa”. Algo que ni los propios ingleses aceptan, pues muchos de ellos ya emigraron a Alemania donde buscan ser reconocidos como ciudadanos europeos, otra vez.

  • Intervención fotográfica: Ruleta Rusa