El 11 de julio de 2017 se dio la noticia, con base a información del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, sobre la muerte del líder del Estado Islámico (EI) durante una intervención militar. Ayer ‘resucitó’ dando un mensaje.

Sentado cómodamente con un fusil de asalto Kalashnikov –‘cuerno de chivo’ o AK-47- al lado, Abu Bakr al-Baghdadi, líder del grupo extremista EI reapareció ayer en un video que se ha vuelto viral. Con su mensaje llega también el miedo a nuevos actos terroristas, como el de Sri Lanka.

Al-Baghdadi saltó a la fama mundial en junio de 2014, y se convirtió desde entonces en el enemigo público número uno del mundo –tras la muerte de Osama Bin Laden-, tras proclamar la creación de un califato desde la mezquita al Nuri de Mosul, en Irak y crear un ejército yihadista.

Estados Unidos ofrece una recompensa de 25 millones de dólares por al-Baghdadi; pero hasta el momento nadie sabe sobre su paradero

Se estima que durante su liderazgo al-Baghdadi, al frente del EI, logró controlar al menos a 11 millones de personas, aunque su pretensión de crear una nueva nación –a partir del califato- infundiendo terror con matanzas y ejecuciones distribuidas en redes sociales apenas llegó a su fin el mes pasado con la victoria de las Fuerzas Democráticas Sirias sobre los últimos combatientes del EI en la ciudad de Baguz.

El nuevo video donde aparece al-Baghdadi, se distribuyó inicialmente a través de las red Telegram y en él asegura que “vengará” a los muertos y prisioneros yihadistas.

De acuerdo a diversas traducciones de diarios internacionales y agencias, en el video el líder del EI alaba a los terroristas de Sri Lanka, celebra el juramente de lealtad de diversos yihadistas activos en África, además de dar sus opiniones sobre la caída de los recientes regímenes en Argelia y Sudán.

La reaparición de Abu Bakr al-Baghdadi aviva el miedo a nuevos atentados terroristas ante la fe ciega que le profesan grupos radicales islamistas de todo el mundo. Como los que detonaron 8 bombas la semana pasada en Sri Lanka. La alerta mundial se ha encendido otra vez.

INFORME