Tras 80 días de revueltas en las calles, las escuelas son ahora epicentro de un nuevo estallido social en Chile.

La llamada Prueba de Selección Universitaria (PSU) ha detonado la furia de los jóvenes que tomaron y destrozaron 86 recintos educativos en el país para evitar su aplicación. Según cifras oficiales al menos el 14 % o 42 mil de 297 mil estudiantes han sido afectados al suspenderse la prueba por los disturbios.

Las protestas comenzaron desde el domingo y se extendieron el lunes como reguero de pólvora por liceos e institutos donde se aplicaría la PSU.

Nos llegó en la noche un vídeo de una amiga que vive al frente del colegio, donde decía que estaban destruyendo la sede”, relató Valentina Valencia, de 17 años, al diario La Tercera, tras acudir al liceo para presentar la PSU, pero no pudo hacerlo pues el sitio quedó inutilizado tras los destrozos.

En Valparaíso los estudiantes entraron armados de palos y quemaron las papeletas del examen en diversos colegios; algo que se replicó en otras ciudades, aunque con menor intensidad en los destrozos

Los estudiantes salieron a las calles de Chile a protestar por el examen de admisión a las universidades.

Las ciudades que más disturbios enfrentaron fueron Arica, Iquique, Calama, Tocopilla, Vallenar, Valparaíso, San Bernardo, Independencia, Cañete, Castro, Yumbel y Quellón, según reportan diversos medios locales.

Ante el nuevo caos social, el Consejo de Rectores (Cruch), organismo que administra la PSU, anunció que se reunirá este jueves para plantear nuevas fechas de la aplicación del examen para la semana siguiente a quienes no pudieron hacerlo por los disturbios.

Vamos a seguir el martes movilizándonos contra esta prueba segregadora, instalando las demandas. Se lo advertimos al Demre ( Departamento de Evaluación, Medición y Registro Educacional) y se lo advertimos al Cruch, es su responsabilidad lo que pase con los estudiantes que vieron suspendida la prueba. Nosotros les advertimos que nos íbamos a movilizar si no aplazaban la PSU y si no cambian el modelo de ingreso a la educación superior”, advirtió Víctor Chanfreau, vocero de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios, según reporta el diario La Tercera.

El saldo de los disturbios se cerró con la detención de 81 personas, paradójicamente mayores de edad.