La contaminación ambiental en la Ciudad de México alcanzó esta semana la alerta máxima. Algo que no ocurría desde hace muchos años, por ello la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe) decretó una contingencia ambiental extraordinaria.

La Ciudad de México está en doble alerta ambiental por la contaminación. Casi dos millones de estudiantes –de primaria a universidad- no asistirán a clases hoy. Los altos índices de ozono y partículas menores (llamadas PM2.5) asfixian a sus habitantes. Ya son cinco días en que la megalópolis padece por el aire enrarecido.

Está prohibido hacer deporte al aire libre, el hoy no circula se ha endurecido, el miedo está a la vista por las condiciones ambientales. La recomendación de las autoridades es lapidaria: “no salgan de casa”. Los comentarios en redes son similares, están cargados de rabia y miedo.

La causas de esta crisis, según ha informado Protección Civil nacional, deriva de los efectos por incendios forestales de gran magnitud en el país durante este fin de semana pasado

Imagen que da cuenta de la terrible contaminación ambiental en la Ciudad de México.

La CAMe informó este jueves que, de acuerdo con la Comisión Nacional Forestal y las áreas de Protección Civil estatales, entre el 9 y 13 de mayo se han registrado 130 incendios en el Estado de México, 66 en Ciudad de México, más de 112 en Hidalgo y 87 en Morelos, además de otros más en Oaxaca o Guerrero. Mismos que agravan la calidad del aire.

La contingencia ambiental se activa cuando se superan los 150 puntos en el Índice de Calidad del Aire para partículas PM2.5; en lo que va de 2019 se ha implementado cinco veces, aunque el martes alcanzó el estatus de doble contingencia ante los elevados índices de ozono y los 158 puntos de PM2.5 obligando a la CAMe a decretar la contingencia ambiental extraordinaria que prevalece hasta este jueves.

Entre los riesgos más evidentes por los altos niveles de contaminación están, según alertan expertos en salud, las enfermedades pulmonares, la conjuntivitis, alergias o rinitis.

Aunque ayer la ciudad tuvo su primera lluvia de la temporada, los efectos de la contingencia ambiental no han mejorado. Y no hay fecha aún para declarar que el riesgo ha pasado.

 

Y ‘de pilón’ aumenta el dióxido de carbono

Según datos del observatorio de Mauna Loa, en Hawái, los niveles del dióxido de carbono (CO2) -gas contaminante de efecto invernadero- en la atmósfera del planeta alcanzaron el 12 de mayo su nivel máximo en la historia de la humanidad llegando a exceder las 412.26 partes por millón.

Los niveles actuales de concentración de CO2 en la atmósfera superan por mucho los presentes en la tierra en los últimos 800 mil años, según ha explicado el Scripps Institution of Oceanography de la Universidad de San Diego.

Emilio Cuevas, director del Centro de Investigación Atmosférica de Izaña de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), alerta que el ritmo de crecimiento interanual se ha acelerado un 30 por ciento en los últimos 35 años, ya que en 1984, cuando en Izaña empezaron a medir las concentraciones de CO2 el incremento interanual era de 1.8 ppm y en en la actualidad, el aumento es de 2.3 ppm.

Esto es relevante porque significa que la concentración en la atmósfera de este gas que produce el calentamiento se está acelerando y de momento estamos lejos de cualquier descenso, ya que está aumentando de forma espectacular”, dijo Cuevas a la agencia Europa Press.

  • Fotos: Reuters/EFE