El hacker norteamericano más buscado del mundo finalmente cayó. Scotland Yard le echó el guante esta semana en la Embajada de Ecuador, tras serle retirado el apoyo de este país que lo asilaba desde hace siete años.

En 2012 Julian Assange entró a la Embajada de Ecuador, en Londres, disfrazado de repartidor en moto. Desde entonces había permanecido asilado contra la extradición del gobierno norteamericano por el caso Wikileaks. Ecuador le retiró el apoyo esta semana. Su suerte ahora está echada.

De acuerdo a la versión del gobierno ecuatoriano, encabezado por Lenin Moreno, Assange no respetó las reglas -entre la publicación de emails internos del Partido Demócrata en la campaña de 2016 o los apoyos al independentismo catalán- y metió al país en conflictos diplomáticos.

Su afirmación de que no ha tenido un juicio justo es una broma, y me temo que es fruto del comportamiento de un narcisista incapaz de pensar más allá de sus propios intereses egoístas”, le recriminó el juez Michael Snow al hacker durante su comparecencia ante la Corte de Magistrados de Westminster.

Assange es acusado de vulnerar la seguridad informática de Estados Unidos con la publicación, en el portal Wikileaks, de cientos de miles de documentos clasificados del Departamento de Defensa

Momento de la dramática detención de Assange en la Embajada de Ecuador, en Londres.

La extradición a Estados Unidos podría tardar al menos un año, tiempo que Assange debe permanecer en la prisión en el Reino Unido por violar condiciones de su libertad provisional

Ecuador ha dado término de forma ilegal al asilo político concedido a Assange en violación del derecho internacional”, reclamó con un tuit la cuenta de Wikileaks.

Otro pendiente que tenía Assange estaba en Suecia, donde le acusaron de presuntamente violar a dos colaboradoras, en 2010. Aunque el caso se cerró en 2017.

Haremos todo lo posible para conseguir que los fiscales reabran la investigación criminal preliminar para que Assange pueda ser extraditado a Suecia y procesado por violación”, dijo la abogada Massi Fritz, a la agencia Reuters.

La caída de Assange comenzó cuando se alió al ex presidente de Ecuador –y principal protector- Rafael Correa. Apoyando en causas oscuras a Correa, Assange fue quedándose solo. Hasta su captura.