El escándalo político por la fuga del rey Juan Carlos I, involucrado en una trama de corrupción y lavado de dinero, hace cuestionar a muchos sectores españoles la vigencia y necesidad de la monarquía en pleno siglo XXI.

Juan Carlos de Borbón ha optado por fugarse del país luego que se destapó una trama de corrupción donde una amante le involucra en el lavado de dinero. Se presume que está oculto en un lujoso hotel de Abu Dabi, capital de los Emiratos Árabes Unidos.

Señalado por operar ‘negocios turbios’ el rey emérito de España -que abdicó al trono en favor de su hijo Felipe en junio de 2014-, ha preferido huir a dar explicaciones. Escudado por la inviolabilidad de su figura ha desatado la polarización en el país. Unos piden sea juzgado y otros que lo dejen en paz.

El escándalo por la trama de corrupción ha liberado también una serie de invectivas contra su figura por las constantes relaciones extramaritales y escándalos con sus algunas de amantes, siendo la más llamativa la de Corinna Larsen, una mujer sueca que asegura que recibió 64 millones de euros del monarca español “por agradecimiento”. El caso saltó a luz pública a principios de julio y de ahí se han derivado otras historias lastimosas.

Apenas en junio pasado el Tribunal Supremo abrió una investigación contra el monarca por una serie de grabaciones donde su amante, Corinna Larson, aseguraba que el rey Juan Carlos I había recibió un ‘moche’ de 100 millones de dólares por la concesión de un contrato para la construcción del tendido de alta velocidad ferroviaria en Arabia Saudita. Dinero que presuntamente le fue depositado en una cuenta bancaria en Suiza en 2008.

La salida del rey Juan Carlos I ocurrió desde el pasado 2 de agosto y hasta le momento nadie sabe de su paradero, si regresará o no a España, o si será juzgado por los delitos que le atribuyen

El rey emérito Juan Carlos I con su amante sueca Corinna Larson, protagonistas del escándalo por la trama de lavo de dinero.

La Casa del Rey ha emitido un escueto comunicado, según dan a conocer diversos medios españoles, donde se asegura que la salida de España del rey es un “asunto privado” que el tocará comunicar a él si así lo considera. Algo que defiende el actual gobierno del socialista Pedro Sánchez.

Aunque nadie aclara quién está pagando los gastos del monarca, pues su hijo el rey Felipe VI decidió retirarle este los 200 mil euros anuales de dinero público que recibía por ley el rey emérito.

Pese a seguir con la investigación por lavado de dinero, el Tribunal Supremo de España ha rechazado adoptar medidas cautelares contra el monarca tras señalar que “no tiene la condición de investigado”.

En septiembre próximo sin embargo sí serán llamados a declarar ante el Tribunal, la amante del rey emérito y ex funcionarios vinculados a la trama de corrupción.

  • Fotos: El Faro de Ceuta/Especial
INFORME