El gobierno japonés hizo un ‘mea culpa’ público este miércoles conmocionando por la aceptación de que durante 48 años realizó esterilizaciones forzadas para mejorar ‘el buen origen’ de sus bebés.

La Federación Japonesa de Colegios de Abogados asegura que de 1948 a 1996, bajo la llamada Ley de Protección Eugénica se autorizó la esterilización de al menos 25 mil mujeres con discapacidades intelectuales, enfermedades mentales o trastornos hereditarios para prevenir los nacimientos de descendientes “inferiores”.

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, pidió perdón públicamente en medio de protestas en las calles japonesas tras conocerse la noticia. El gobierno japonés ha comprometido una indemnización de 28 mil 500 dólares a cada víctima, según reporta The Japan Times.

Para que nunca se repita la situación, el Gobierno hará todos los esfuerzos posibles para lograr una sociedad en la que la gente coexista, independientemente de la enfermedad o la discapacidad“, aseguró Abe en un comunicado oficial.

Ante la crisis el Parlamento japonés aprobó ayer una ley sobre daños y perjuicios después de varias demandas presentadas por 20 víctimas de la eugenesia

Aspecto de una de las protestas de japoneses por las esterilizaciones forzadas.

La práctica de la eugenesia –promovida durante la II Guerra Mundial por la Alemania nazi- alcanzó en Japón su máxima expresión con la esterilización de 25 mil personas; 16 mil 500 de ellas forzadas, incluyendo a bebés.

Apenas el pasado 30 de enero se dio inicio a una causa judicial luego que una mujer de 60 años comprobó que el gobierno, a través del sistema de salud, la había esterilizado cuando tenía 15 años. Las otras demandas sucedieron en cadena. El Partido Liberal Democrático (PLD) de Abe gobernó buena parte del período en el que la norma sobre la eugenesia estuvo en vigor.

Japón no es el único país envuelto en escándalos de este tipo. En Perú, de 2006 a 2011 bajo el mandato del dictador Alberto Fujimori -de ascendencia japonesa- se esterilizó por la fuerza a miles mujeres peruanas “para mejorar la raza“. A finales de 2018 se tenía un registro oficial de poco más de 2 mil 100 demandas contra Fujimori por esa causa.

Esta práctica también se ha ejercido, en diversos momentos y con distintos alcances en Estados Unidos, Alemania, Suecia, Suiza, Uzbekistán, Reino Unido, México, Guatemala, Brasil y Bolivia.