La escalada militar entre Israel y Gaza se intensifica entre bombardeos, lanzamiento de cohetes y enfrentamientos que ya dejan más de 62 muertos y más de 300 heridos.

El conflicto que se reactivó desde el fin de semana pasada y llegó en la madrugada del lunes a un primer lanzamiento de cohetes por Hamás, en respuesta a una brutal paliza de soldados israelíes a palestinos, se sostiene frente a los bombardeos de Israel que han devastado aún más la ciudad de Gaza.

Ayer el grupo islamista radical Hamás reconoció la muerte de su jefe militar en Gaza, Basem Isa, además de otros milicianos importantes, tras un bombardeo israelí.

Los llamados de la comunidad internacional hacia ambas partes para cesar las hostilidades, no han servido de nada. Tanto Israel como Gaza siguen amenazándose y actuando militarmente, por lo que el conflicto se puede prolongarse por tiempo indefinido.

El saldo oficial de los enfrentamientos militares, hasta el día de ayer, es de cinco israelíes muertos -uno de ellos militar y un niño- y 56 palestinos muertos -14 de ellos niños- y más de 300 heridos en Gaza

Así quedó la sede de Hamás en el edificio de 13 pisos, donde además habitaban civiles y había oficinas de prensa y onegés, tras un bombardeo israelí.

Israel derribó tras un bombardeo un edificio de 13 pisos, habitado por civiles, oficinas Hamás, el canal te TV Al Aqsa y medios internacionales como EFE, y oenegés

El martes por la noche Gaza lanzó literalmente una lluvia de al menos 340 cohetes contra Israel -240 hacia Tel Aviv y 110 hacia Beerseba-, además que en la madruga de ayer se presentaron disturbios en Cisjordania por el enfrentamiento entre adolescentes palestinos y militares con saldo de dos jóvenes muertos por disparos.

Mientras que un cohete palestino alcanzó un autobús de pasajeros en la localidad de Jolón, hiriendo a tres pasajeros tras el estallido.

Anoche el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, y el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia Serguéi Lavrov, convocaron, en conferencia de prensa desde Moscú, a Estados Unidos y a la Unión Europea (UE) a una reunión urgente para frenar el conflicto armado.