El arzobispo Rogelio Cabrera López, presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), anunció ayer que la Iglesia Católica ha suspendido en los últimos nueve años a 152 curas pederastas.

Por primera vez en su historia la Iglesia Católica mexicana admite que sacerdotes han cometido abusos sexuales contra menores o adultos vulnerables, aunque deja dudas sobre los 152 casos reconocidos pues no se dan nombres o detalles sobre el tipo de denuncias o sentencias.

Algunos por el tamaño de la culpa han tenido que ir a la cárcel, algunos ya compurgaron la culpa (sic) y otros todavía lo están haciendo”, aseguró el Arzobispo Cabrera López durante conferencia de prensa este fin de semana en la ciudad de Monterrey, Nuevo León.

Este anuncio inusual se da a unos días de celebrarse una cumbre convocada por el Papa Francisco I para abordar precisamente el combate a la pederastía en la Iglesia Católica

El Papa Francisco I ha solicitado al episcopado mexicano que realice reuniones con los familiares y afectados por el abuso sexual de sacerdotes. México es el segundo país en América, después de Brasil, con el mayor número de católicos.

Dentro de los casos más conocidos de abusos sexuales a menores está el entramado de podredumbre y corrupción que tejió durante décadas el fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, quien fue protegido por el Papa Juan Pablo II a sabiendas de las monstruosidades que cometía.

Otro cura pederasta que cometió más de 100 abusos sexuales contra menores de edad en San Luis Potosí, es el sacerdote Eduardo Córdova Bautista quien que sigue prófugo de la justicia desde que fue denunciado en 2014 por la propia Arquidiócesis de San Luis Potosí.

El presidente de la CEM admitió que no se cuenta con información todavía que dé una idea precisa del número de casos de abuso sexual por sacerdotes en México, pues apenas se están conformando expedientes y cada obispo deberá aportar datos para presentar al Vaticano en la cumbre.

Es deber nuestro decir cómo están las cosas en México. Esperamos que después de las medidas que la Iglesia ha puesto de tolerancia cero disminuyan los casos de delitos sexuales contra menores y adultos vulnerables, y que los obispos ‘se pongan las pilas’ para poner en orden estas situaciones”, enfatizó el Arzobispo Cabrera López tras comprometerse a dar a conocer públicamente las cifras de este delito una vez que tenga la información reunida.

En contraparte el ex sacerdote Alberto Athié Gallo, uno de los primeros y principales denunciantes contra el abuso sexual en la Iglesia Católica mexicana, criticó que el CEM asuma un papel “cumplidor” sólo por el compromiso de la cumbre a celebrarse entre el 21 al 24 de febrero de Roma.

Sí nos parece un paso adelante, pero un paso muy tardío y mezquino”, resumió Athié Gallo en una entrevista para el diario El País.