Después que las amenazas de intervenciones militares no hicieron efecto, ahora China ha optado por la vía legal para sofocar la rebelión de Hong Kong.

El Parlamento chino aprobó casi por unanimidad la polémica Ley de Seguridad para Hong Kong. La medida, impulsada por la Asamblea Nacional Popular (ANP), castigará con prisión a todo manifestante que tome las calles, bajo pretexto de ser ‘separatista’.

Un comité legal del Parlamento chino se encargará de redactar la versión definitiva que deberá ratificar el Comité Permanente de la ANP. Grosso modo la ley aprobada condena ahora “cualquier acto de traición, secesión, sedición, subversión contra el Gobierno Popular Central”, según registra la agencia AFP.

Ayer 2 mil 878 diputados de la ANP votaron a favor  de aprobar la polémica, frente a un voto en contra y seis abstenciones

Cualquier persona que participe en manifestaciones públicas para exigir democracia y libertad, será tratada como ‘separatista’ por el gobierno chino y podría ir a prisión.

La nueva ley también contempla la prohibición de todo acto donde participen organizaciones políticas internacionales extranjeras para crear lazos con organizaciones políticas locales en Hong Kong o viceversa.

“(El objetivo es) salvaguardar la soberanía nacional, la seguridad, los intereses de desarrollo, mantener y mejorar el sistema de ‘Un país, dos sistemas’, preservar la estabilidad y la prosperidad de Hong Kong a largo plazo y salvaguardar los legítimos derechos e intereses de los residentes de Hong Kong”, se expone en la justificación de la medida, refiere la agencia EFE.

Hong Kong fue una colonia británica durante más de 150 años y desde 1997 en que se devolvió el territorio a China, con el pacto celebrado entre el Reino Unido y el gobierno chino de ese momento se pactó que la provincia tendría autonomía hasta 2047.

En 1994 estallaron las primeras protestas, durante tres meses consecutivos,  para exigir en las calles democracia y libertada de China con la llamada ‘revolución de los paraguas’.

Nuevamente en 2019 las protestas volvieron a las calles a lo largo de todo el año y en lo que va de 2020 se mantienen intermitentes, aún con la crisis sanitaria provocada por la pandemia de Covid-19.

Organizaciones civiles y abogados expertos en derecho internacional acusan que la nueva Ley de Seguridad violenta las garantías individuales y los procedimientos legales para modificar la normativa de la Ley Básica de Hong Kong.

Estados Unidos ya amenazó con tomar acciones para sancionar a China, lo cual suma más conflictos entre ambas naciones que sostienen un a guerra comercial y se lanzan acusaciones mutuas de crear en un laboratorio el coronavirus del Covid-19, entre otros diferendos.

Avanzando