La detención de Ovidio Guzmán López, uno de los hijos del narcotraficante Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, desató un infierno en Culiacán, Sinaloa. Al final fue liberado.

Tras una jornada de balaceras, terror y muerte en Culiacán, el gobierno de AMLO decidió dejar libre a uno de los hijos del ‘Chapo’ detenido por el Ejército. La justificación es que con ello se “garantiza la paz”. La esquizofrenia en pleno.

Con el propósito de salvaguardar el bien superior, la integridad y la tranquilidad de los habitantes de Culiacán, el Gabinete de Seguridad determinó suspender las acciones operativas con los elementos militares, y trasladarse a Culiacán para conducir las acciones correspondientes”, declaró en un video Alfonso Durazo, secretario de Seguridad nacional, tras un día infame.

Hombres armados desataron el caos en Culiacán tras la detención de Ovidio Guzmán. Los videos de la violencia provocada tras el hecho le dan la vuelta al mundo. Reflejan la podredumbre que mina a los mexicanos.

El gobierno federal aún no tiene claro cuál es su papel frente al combate del narcotráfico; acumula matanzas y sólo entrega justificaciones torpes ante el baño de sangre

AMLO sonríe ante el país en caos. Una imagen recurrente de su fallido gobierno.

La misma torpeza del gobierno federal la replicó el gobernador de Sinaloa, el priista Quirino Ordaz López, quien pidió “mantener la calma”.

Ante los hechos de alto impacto que han venido ocurriendo en las últimas horas en diversos puntos de Culiacán, se trabaja en conjunto entre los tres órdenes de Gobierno para restablecer el orden y la tranquilidad”, expuso Ordaz López ante los tiroteos sostenidos por más de una hora en el centro de la capital de Sinaloa.

La acción violenta de los narcotraficantes que reaccionaron con virulencia ante el operativo federal provocó además la fuga de entre 20 y 30 presos del penal de Aguarato. La versión oficial es que tras las balaceras en Culiacán, los reos simplemente huyeron.

Que hay raza de  (sic). Nada nos va a pasar. Yo sigo cuidado y protegido, otra vez al pueblo lo entretienen con circo. Nosotros si les vamos a enseñar como se hacen las cosas (sic)“, tuiteó desafiante Iván Archivaldo Guzmán, otro de los hijos del capo, horas luego del caos.

El México bárbaro se manifiesta, persistente. Y el presidente Andrés Manuel López Obrador sólo solo sonríe.

Avanzando