El conflicto armado que inició este domingo deriva de la intención de rebeldes separatistas armenios de la localidad de Nagorno Karabaj que no se consideran parte de Azerbaiyán. Ambos países antes pertenecían a la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

La escalada militar enciende ‘focos rojos’ con la entrada de Turquía al conflicto pidiendo que Armenia ‘se retire’ y deje de atacar a sus aliados musulmanes chiitas. Rusia apoya en contraparte al país de Armenia, de mayoría cristiana ortodoxa. En medio de ambos está una zona estratégica para el suministro de gas y petróleo a Europa.

Turquía seguirá apoyando al país hermano y amigo que es Azerbaiyán (…) por todos los medios (…) Una vez que Armenia abandone inmediatamente el territorio que está ocupando, la región retornará a la paz y la serenidad”, declaró ayer el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, según reporta la agencia AFP.

Armenia acusó este lunes al gobierno de Azerbaiyán ante la Corte Europea de Derechos Humanos (CEDH), brazo jurídico del Consejo Europeo, para que se exija el cese de los ataques contra poblaciones civiles. Además de señalar que Turquía ha enviado armas y mercenarios para atacar.

Expertos militares combaten junto a fuerzas azeríes, que utilizan armas turcas, incluyendo drones y aviones de guerra”, aseguró ayer también el ministro de Relaciones Exteriores armenio, Zohrab Mnatsakanyan.

El conflicto data de 1991 cuando se declaró la independencia, no reconocida por la comunidad internacional, de Nagorno Karabaj que desde entonces está en manos de armenios; la zona es el paso principal de gas y petróleo a Europa

Los bombardeos entre ambas naciones comenzaron este domingo y continuaron el lunes causando destrucción y muertes, principalmente entre la población civil.

Las versiones sobre el saldo de los combates militares, con bombardeos, tanques de guerra, morteros y disparos no son claras aún. El gobierno de Azerbaiyán dice que han matado ya a 550 soldados enemigos, mientras que Armenia dice que han eliminado a más de 200 militares enemigos.

Lo que es un hecho es que existen centenares de civiles afectados por la nueva guerra, aunque aún no hay cifras precisas sobre las muertes y heridos. En el conflicto armado previo entre ambas naciones, al caer la Unión Soviética y separase ambos países, se registraron oficialmente 30 mil muertos.

Ante el aumento de los combates militares el secretario general de la ONU, hizo un llamado al cese del fuego para usar la vía del diálogo en la resolución del conflicto. A este llamado se sumaron Estados Unidos y Francia, e incluso Irán -que comparte fronteras con ambos países- se propuso para actuar como mediador en el conflicto.

  • Fotos: AFP
OCT 2