La Asamblea Nacional de Venezuela sesionó ayer para ratificar al legislador a Juan Guaidó como presidente encargado, en un abierto reto al gobierno de Nicolás Maduro que ha comenzado diálogos con un sector minoritario de la oposición para convalidar su gobierno.

Guaidó y Maduro han roto el diálogo en Barbados, donde mediaba Noruega desde hace meses, para encontrar una salida a la crisis, tras acusaciones mutuas; con la nueva declaratoria del Parlamento, Venezuela vuelve a la agitación y la incertidumbre política. La crisis política se aviva.

Las últimas semanas han sido de críticas mutuas y desencuentros, luego que el gobierno de Maduro acusó a Guaidó de ser apoyado por narcos colombianos, mientras que Colombia acusa a su vez a Maduro de apoyar a los narco-guerrilleros de las FARC que se han vuelto a levantar en armas. El pleito entre países alcanza las amenazas de guerra por parte de Maduro que ha ordenado ejercicios militares en la frontera y despliegue de misiles rusos.

“(Manifestamos) respaldo político irrestricto al liderazgo de Juan Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional y como presidente encargado (…) hasta que se produzca el cese de la usurpación“, dice parte del acuerdo legislativo, según reporta la AFP. Además de las Asamblea Nacional al menos 50 países reconocen a Guaidó como presidente interino.

Este acto político se da luego que Maduro inició el diálogo con diversos líderes opositores, que no forman parte del grupo de Guaidó, quienes ocupan 10 de las 167 curules en la Asamblea Nacional

Edgar Zambrano, legislador y vicepresidente de la Asamblea Nacional, fue liberado ayer por el régimen de Maduro.

Además, como un acto de ‘buena voluntad’  Maduro ha liberado al primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, el legislador Edgar Zambrano, quien fue detenido en mayo tras la sublevación fallida del 30 de abril.

“(El Tribunal Especial de Caracas) ordenó la libertad inmediata del diputado Edgar José Zambrano Ramírez, a quien se le sigue causa penal por la presunta comisión flagrante de delitos que atentan contra el Estado venezolano“, informó el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

Ante la liberación de este y otros presos políticos, Guaidó inmediatamente reaccionó argumentando que el hecho se da por la presión social, el informe Bachelet y no por la ‘voluntad’ de Maduro. Aún quedan en prisión 478 presos políticos.

Liberación de Zambrano y los presos políticos es una victoria de la presión ciudadana, internacional e informe Bachelet, no una ‘gentileza’ de la dictadura. Lo dijimos hoy: jamás debieron estar tras las rejas. Es un logro de quienes no nos rendimos. ¡Libertad para Venezuela!”, tuiteó Guaidó, quien, con su ratificación como presidente interino de Venezuela,  continuará al frente de la Asamblea Nacional después del 5 de enero de 2020, fecha en que vence su periodo legislativo oficial.

Durante la sesión de ratificación se presentaron incidentes en las afueras del Palacio Legislativo, donde militantes chavistas agredieron a un escolta de Guaidó y a profesores que protestaban por un aumento al salario.