El Grupo de Lima en su reunión de este lunes para alcanzar nuevos acuerdos que den fin a la crisis en Venezuela ha descartado apoyar o solicitar la intervención militar, como amenaza Estados Unidos.

Pese al anuncio del Grupo de Lima, la intolerancia del dictador  Nicolás Maduro alcanzó ayer un nuevo rechazo internacional al ‘secuestrar’ al periodista mexicano Jorge Ramos y su equipo de trabajo, molesto porque no le gustaron las preguntas en una entrevista para Univisión. Imágenes de gente comiendo del camión de la basura fue lo que detonó su enojo.

Horas más tarde Daniel Coronell, presidente de noticias de Univisión, anunció la liberación del periodista mexicano y el resto de los trabajadores de la compañía.

Confirmado: Estoy hablando con @jorgeramosnews. Él y los otros miembros del equipo fueron liberados. Los equipos y el material de la entrevista que no le gustó a @NicolasMaduro fueron confiscados”, tuiteó Coronell a las 7:52 de la noche del lunes.

Al conocer del incidente el director ejecutivo de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, condenó la detención y exigió la liberación de los periodistas; la SIP condenó el hecho acusando que fue un secuestro, sin comillas

Marcelo Ebrad, secretario de Relaciones Exteriores de México, salió a condenar la acción de Maduro, minutos luego del tuit de Coronell.

“El Gobierno de México ha manifestado al de la República Bolivariana de Venezuela su preocupación y protesta por lo ocurrido en el Palacio de Miraflores hoy a Jorge Ramos y su equipo. Peniley Ramirez de Univisión nos acaba de comunicar que han sido liberados”, tuiteó Ebrad.

A Maduro le molestaron las preguntas y ordenó la detención de Ramos y su equipo de colaboradores,  además de la confiscación de cámaras y micrófonos.

“Todo el equipo de ‘Univisión’ ya se encuentra en el hotel, estuvimos detenidos por más de dos horas en el Palacio de Miraflores. Lo que ocurrió fue que teníamos una entrevista con el líder Nicolás Maduro y después de aproximadamente 17 minutos de entrevista, a él no le gustó las cosas que le estábamos preguntando sobre la falta de democracia en Venezuela, sobre la tortura, los prisioneros políticos, sobre la crisis humanitaria que se estaba viviendo, y se levantó de la entrevista después de que le mostrara los videos de unos jóvenes comiendo de un camión de basura, relató Ramos tras su liberación en el noticiero nocturno de Patricia Janiot.

La crisis en Venezuela se agrava luego de los enfrentamientos el fin de semana en la frontera con Colombia y Brasil, que dejaron cuatro muertos, tras la orden de Maduro para impedir el ingreso de ayuda humanitaria (alimentos y medicamentos) al país donde la gente vive de forma terrible por la crisis económica y la dictadura, provocando el rechazo internacional nuevamente.

Maduro, que permanece en el poder gracias al apoyo del Ejército y el respaldo de Rusia y China, se ha negado sistemáticamente a convocar elecciones para dar solución a la crisis, como plantea la gran mayoría de los países latinoamericanos –salvo México, Bolivia, Cuba, Nicaragua y Uruguay- y de la Unión Europea.

Ante la negativa del dictador Maduro, el presidente interino, Juan Guaidó, reconocido por gran parte de la comunidad internacional, ha deslizado la posibilidad de pedir una intervención militar encabezada por Estados Unidos y apoyada por Colombia.

No es un dilema entre guerra y paz. El verdadero dilema en Venezuela es la continuación de la dictadura o el retorno de la democracia“, fueron las palabras del presidente colombiano Iván Duque, antes de iniciar la reunión del Grupo de Lima.

Sin embargo, el Grupo de Lima, que también apoya a Guaidó, tras la reunión salió a fijar postura declarando que no están de acuerdo en que la vía armada sea la solución. Los países del Grupo de Lima reiteraron que la clave para acabar con la crisis son las elecciones democráticas.

“(Los integrantes del Grupo de Lima) reiteran su convicción de que la transición a la democracia debe ser conducida por los propios venezolanos pacíficamente y en el marco de la Constitución y el derecho internacional, apoyada por medios políticos y diplomáticos, sin uso de la fuerza“, expresó ayer en un comunicado oficial la agrupación de países.

Avanzando