Un grupo de activistas de Greenpace México realizaron una protesta simbólica colocando una megamanta frente a la refinería Dos Bocas, en Tabasco, para criticar la fallida política ambiental del presidente Andrés Manuel López Obrador que rechaza las energías limpias.

Ya está aquí. #CrisisCliMéxico”, fue la frase expuesta en pancartas por dos activistas en balsas y en una megamanta colocada flotando sobre el río frente a la refinería Dos Bocas, donde ya arde gas en una torre de la obra emblema del actual gobierno mexicano.

La imagen, desplegada a seis días de celebrarse la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP 26) en Glasgow, Escocia, muestra infraestructura fósil del pasado, pero también la enorme apuesta que hace la actual administración por los combustibles fósiles, encarnada en la refinería más grande del país, paradójicamente situada en uno de los estados más vulnerables al cambio climático (…)

El proyecto Dos Bocas ancla al país a un modelo intensivo en emisiones de Gases de Efecto Invernadero al menos por los próximos 20 años. Sus emisiones durante este periodo serían equivalentes a la tala de 183 millones de árboles”, denunció a través de un comunicado Greenpace México.

De acuerdo con la asociación internacional que defiende el medioambiente, el cambio climático no ha sido una prioridad en las agenda política del actual gobierno de Morena, como tampoco lo fue bajo los gobiernos previos del PAN y el PRI.

A días de la cumbre mundial COP 26, Greenpace México llamó al gobierno de AMLO a destinar recursos suficientes para la descarbonización en el país

El mensaje de la megamanta acuática de Greenpace contra la refinería de Dos Bocas.

Greenpace México llama la atención al gobierno mexicano sobre la importancia de reelaborar sus compromisos con el medioambiente ante los retrocesos que se viven, paradójicamente, ante el avance del calentamiento global, pues ha decidido permitir más emisiones contaminantes que el tope que había en 2015, lo cual equivale hoy al total de emisiones de la industria cementera o de refinación de petróleo.

La acción climática de México ha pasado de ser insuficiente a altamente insuficiente, debido a la creciente participación de los combustibles fósiles dentro la política económica, energética e incluso en la política climática, que desde 2019 ha enfocado la mayoría de los recursos destinados a adaptación y mitigación al cambio climático al transporte de gas”, señaló Pablo Ramírez, especialista en Energía y Cambio Climático de Greenpeace México.

En sus recomendaciones sobre la política energética al gobierno mexicano, la asociación internacional le conmina a que se promuevan las energías limpias y renovables antes que apostar a la producción de energía con carbón, petróleo u otros materiales fósiles -como lo hace actualmente-, y medidas de adaptación para proteger a la población del cambio climático.

  • Fotos: Greenpace

NAVIDAD