La guerra comercial de Estados Unidos contra China alcanza una nueva repercusión mundial. Millones de usuarios pronto comenzarán a tener problemas con sus smartphones.

Trump incluyó a Huawei en una ‘lista negra’ de empresas con la que está prohibido hacer negocios, y ayer Google anunció que suspende los negocios con Huawei. Ya no habrá actualizaciones de Android ni apps. Viene el caos para millones de usuarios, reveló ayer Reuters.

La compañía china aún no ha emitido una postura sobre el golpe que acaba de recibir, y que es producto de la guerra comercial. Trump acusa al gigante asiático de que sus smartphones sirven para ‘espionaje’ del gobierno chino, aunque no aporta pruebas.

Huawei Technologies ha perdido en lo inmediato las actualizaciones del sistema operativo Android –que tampoco tendrán los nuevos teléfonos que produzca-; también se suspenderá el acceso a Google Play Store y Gmail

Aunque no hay una fecha específica los efectos se esta decisión se verán a corto plazo, pues con la ruptura comercial de Google ahora Huawei deberá crear y comercializar su propio sistema operativo. La gran duda es si además Hawei debe pensar en ‘adaptar’  a su próximo sistema operativo aplicaciones que sustituyan a Whatsapp, Instagram, Facebook, entre otras –todas estadounidenses- o de plano crear las propias. Actualmente el 70 % de las descargas de apps se realizan a través de Google Play Store y un 22.6 % por Apple Store, obvia decir que ambas también estadounidenses.

Por lo pronto la compañía de telefonía china podrá tener acceso a la versión Android a través de licencias de código abierto, pero ya sin contar con el respaldo técnico o la colaboración ante problemas.

Millones de usuarios en el mundo han recibido la noticia como un balde de agua fría. Particularmente los europeos pues en países como España, según reporta el diario El Mundo, 9 de cada 10 smartphones en uso en la Unión Europea, son Huawei; empresa que tiene en sus manos el 85 % del mercado mundial en sus manos.

En una carta editorial publicada este domingo por The Washington Post perfila que el trasfondo es a final de cuentas una preocupación por el control de la banda 5G que viene en camino. Quien tenga el control de la misma, tiene el poder de la comunicación global.

La influencia global del gigante Huawei ha crecido de manera constante en los últimos años, y la preocupación del gobierno de los EE. UU. Ha ido creciendo junto con ella. (…) En última instancia, lo que está en juego aquí es el futuro de las redes 5G en todo el mundo: los sistemas de conexión ultrarrápidos que pronto conectarán los teléfonos inteligentes, habilitarán los automóviles sin conductor y, potencialmente, revolucionarán la guerra”, resume la editorial del Post sobre el nuevo conflicto comercial.

  • Foto: Especial