Ante el llamado de atención del presidente Andrés Manuel López Obrador a la Fiscalía General de la República (FGR) por la tardanza en la resolución sobre el caso de Emilio Lozoya, y otros casos, la dependencia no explica por qué no ha hecho nada.

Emilio Lozoya Austin, ex director de Pemex, sigue libre y departiendo con buenos vinos tranquilamente en su casa desde hace seis meses. La FGR no ha podido encarcelar a nadie desde la aparatosa extradición de Lozoya hace medio año.

Con relación al procedimiento que se le sigue a Emilio ‘L’, la audiencia intermedia será fijada cuando venza el plazo de la investigación complementaria. La próxima semana se judicializará la denuncia hecha por Emilio ‘L’ en contra de quien o quienes ya cuenten con elementos”, tuiteó ayer la FGR en respuesta a los señalamientos de AMLO realizados en su conferencia matutina.

López Obrador consideró que la FGR se ha tardado ya en resolver el caso que implica a Lozoya con sobornos y una larga trama de corrupción en la que el ex Director de Pemex acusó en una denuncia formal -en agosto de 2020- al ex presidente Enrique Peña Nieto, el ex secretario de Hacienda Luis Videgaray, a los ex candidatos a la Presidencia de México, Ricardo Anaya, del PAN, y José Antonio Meade, de PRI, y un largo etcétera, de estar coludidos. Pero la FGR no ha podido demostrar nada de lo dicho por Lozoya, con quien pactó su inmunidad a cambio de información.

No tengo información del Fiscal, pero lo que considero es que se están llevando ya mucho tiempo en las averiguaciones. Desde luego le tengo confianza -ya lo he dicho varias veces- al Fiscal, al licenciado Gertz Manero, es un hombre íntegro y comprometido con la impartición de justicia. Sin embargo, coincido de que ya ha transcurrido mucho tiempo (…)  

En fin, lleva algún tiempo la investigación, pero ya. Creo que ya es necesario, lo digo de manera muy respetuosa porque la Fiscalía es autónoma, pero creo que es importante que se informe sobre el estado de esta investigación y otras”, expuso López Obrador en su conferencia matutina.

Desde hace medio año Lozoya goza de plena libertad y sólo porta un brazalete electrónico de localización -según la FGR-, firma eventualmente en el juzgado y tiene prohibido salir de México; y sigue viviendo espléndidamente gozando de sus propiedades

Desde que fue extraditado de España, Emilio Lozoya vive libre en México, mientras su socio en los fraudes Alonso Ancira, sigue preso en España.

A Lozoya se le sigue un proceso judicial por recibir sobornos en el Caso Odebrecht y un fraude por 280 millones de pesos  por la compra amañada de la empresa Agronitrogenados, durante la pasada Administración.

Lozoya huyó de México al concluir el sexenio de Peña Nieto y se escondía en una lujosa residencia de Málaga cuando fue detenido por la Interpol en febrero de 2020. Y aunque casi no salía, finalmente fue ubicado por la policía española.

Tras su captura México solicitó su extradición para ser juzgado. En España pasó casi cuatro meses en prisión, pero desde que llegó al país nunca ha pisado la cárcel.

La FGR justifica que está en curso la investigación complementaria, misma que concluye hasta el 7 de marzo próximo.

INFORME