Apenas el mes pasado Julian Assange logró salvar la extradición y un nuevo juicio por presunta violación en Suecia, y ahora enfrenta la petición de extradición a Estados Unidos.

El gobierno de Estados Unidos ha solicitado formalmente al Reino Unido la extradición de Assange, según informó ayer el Departamento de Justicia con sede en Londres. La petición se hizo la semana pasada días antes de vencer el plazo legal.

Trump quiere preso al fundador de WikiLeaks por una filtración masiva que puso en evidencia, en 2010, detalles escabrosos sobre las intervenciones militares norteamericanas en Irak y Afganistán.

Assange, un ‘hacker’ de origen australiano, ha sido perseguido implacablemente por Estados Unidos desde la filtración de WikiLeaks; ahora está preso en Londres luego de que la Embajada de Ecuador le retiró el asilo y apoyo

Momento de la dramática detención de Assange en la Embajada de Ecuador, en Londres.

El tratado de extradición entre Londres y Washington establece que cualquier petición de extradición debe ser formalizada en un plazo de 60 días. Y el tiempo se ha cumplido, por lo que Assange se alista para ser enviado a una prisión en Virginia, pues la corte de ese estado norteamericano es la que le ha fincado responsabilidades por delitos como espionaje y publicación de “documentos altamente clasificados”.

Assange se refugió en la Embajada de Ecuador, en Londres, desde junio de 2012, para evitar su extradición a Suecia donde le acusaban de una presunta violación.  Aunque el pasado 11 de abril fue sacado de forma violenta de la Embajada tras serle retirado el apoyo por el nuevo presidente de Ecuador. Desde entonces está preso en una prisión londinense.

El mes pasado el hacker, quien siempre sostuvo que tuvo sexo consensuado, obtuvo el archivo definitivo de su caso en Suecia al no presentarse acusaciones y luego que el Tribunal observase que no había delito qué perseguir.

Ahora realmente viene lo peor.

 

WikiLeaks acusa conspiración contra la libertad de prensa

El editor jefe de Wikileaks, Kristinn Hrafnsson, aseguró hoy que el caso de Julian Assange, encarcelado en Reino Unido y reclamado por Estados Unidos, forma parte de una conspiración contra la libertad de prensa, dijo a corresponsales extranjeros en Londres.

De acuerdo a las declaraciones del periodista islandés, hay ataques recientes a la libertad de prensa a medios en California, Estados Unidos, registros efectuados por la Policía Federal en la sede de la cadena ABC en Sydney, Australia, y prisión al periodista sueco Olin Bin en Ecuador que se incluyen en esa estrategia global para acabar con el periodismo investigativo.

No hay dudas de que hay conexión entre todos esos casos“, recalcó Hrafnsson, quien reemplazó a Assange al frente del portal WikiLeaks.

Christine Assange la madre del hacker australiano, se lamentó a través de Twitter  asegurando que su hijo “gravemente enfermo y torturado, no sobrevivirá a una extradición“.