La concentración de armas en manos de civiles en Estados Unidos es escalofriante, según la estadística de Small Arms Survey (SAS) que contabiliza que por cada 100 estadounidenses hay 120 armas de fuego.

En Estados Unidos es legal comprar desde los 18 años, de ahí que hoy existan cerca de 393.8 millones de armas en manos de civiles, lo que equivale al 46 por ciento del arsenal civil mundial, según estima SAS.

Los únicos a quienes les está prohibido contar legalmente con un arma son los condenados por delitos graves, asalto, violencia doméstica, amenazas o terrorismo.

La proliferación de arsenal en manos civiles gracias a su fácil acceso explica en gran medida las masacres y tiroteos que son algo cotidiano en este país donde aman las armas, e incluso se refleja en la tasa de homicidios con armas de fuego que es la más alta del mundo con 4 asesinatos por cada 100 mil habitantes,  según datos del Institute for Health Metrics and Evaluation.

Una investigación periodística de la CNN da cuenta de que alrededor del 44 por ciento de los estadounidenses cuentan con al menos un arma larga en casa, y un tercio del total de la población posee un arma personal.

En los últimos 10 años se han producido en Estados Unidos al menos 900 tiroteos en colegios

La cultura de la armas en Estados Unidos está arraigada desde la infancia.

La última masacre en una primaria de Uvalde, Texas, donde un joven de 18 años asesinó a tiros, con un fusil de asalto AR-15 y pistolas, a 19 niños y dos maestras antes de ser abatido por la Policía, ha desatado nuevamente el reclamo del presidente Joe Biden para que el Congreso y el Senado aprueben más restricciones para poder contar con un arma.

¿Por qué aceptamos vivir con esta clase de masacres? ¿Por qué dejamos que esto siga sucediendo? Es hora de que transformemos este dolor en acción (…) Otra masacre en un colegio de primaria de Texas. Niños preciosos, inocentes. Estoy harto y cansado de esto. Tenemos que actuar. Y que no me digan que no podemos tener un impacto en estas carnicerías (…) Perder un hijo es como si te arrancaran el alma, un agujero en el pecho que sientes que te traga y del que no puedes salir, que te sofoca”, expresó Biden ayer visiblemente afectado en un mensaje a la nación.

La petición de Biden sobre este tema, que no ha tenido éxito, data desde 2021 cuando asumió el poder y una masacre en un supermercado de Colorado dejó como saldo 10 muertos luego que un hombre con rifles de asalto entró al lugar disparando contra la multitud.

Tras la nueva masacre en Uvaldo, Texas paradójicamente las acciones de las armerías como  Smith & Wesson Brands -el mayor fabricante de armas de fuego cortas de Estados Unidos- subían un 9 por ciento, las de Vista Outdoor sumaban un 6.74 por ciento y las de Sturm Ruger & Company un 3,46 por ciento, ante el temor de que finalmente se aprueben restricciones de compra y esto provoque más ventas antes de ello, según registra la agencia EFE.