La marcha del 2 de octubre en la Ciudad de México derivo en actos de vandalismo y destrozos por parte de contingentes encapuchados.

El saldo de la manifestación, que congregó a más de 10 mil asistentes, fue de 14 heridos y 3 anarquistas detenidos tras diversos disturbios donde hubo enfrentamientos, destrozos, bombas molotov y cohetones, según reporta el gobierno de la Ciudad de México, encabezado por la morenista Claudia Sheinbaum.

La implementación del llamado ‘Cinturón de paz’ que realizaron civiles para tratar de contener a los encapuchados logró evitar mayores destrozos

Una bomba molotv lanzada por encapuchados durante la megamarcha.

La megamarcha partió de Tlatelolco -escenario de la matanza de estudiantes el 2 de octubre de 1968- rumbo al Zócalo, y durante el recorrido al menos 100 encapuchados, según registró la Secretaría de Seguridad de la CDMX, se sumaron para causar destrozos.

Durante la memagarcha, además de reclamar justicia a 51 años de la masacre, se pidió también respuesta por los 43 estudiantes de Ayotzinapa y por los miles de desaparecidos y por frenar la violencia desbordada en México.

Que tengan cuidado (los encapuchados) porque en una de esas los voy a acusar con sus mamás, con sus papás, con sus abuelos, porque estoy seguro de que los abuelos, los papás y las mamás no están de acuerdo. Me dejo de llamar Andrés Manuel. Estoy seguro de que los ven o los verían como malcriados, que no deben andar haciendo eso, les darían hasta sus jalones de oreja y sus zapes”, fue la respuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador ante los disturbios.