Si la señora Gabrielle Kerouac no hubiese tenido compasión de su hijo, posiblemente la Generación Beat no existiría.

Una carta que está siendo vendida en línea a través de AbeBooks, da cuenta de que Jack Kerouac tuvo que pedir dinero a su madre para poder lograr avanzar En el camino, el viaje épico que daría forma a la Generación Beat.

La carta en cuestión es un manuscrito de puño y letra de Jack Kerouac, escrita el 29 de julio de 1947 donde ruega a su madre Gabrielle que le envíe 25 dólares para que pueda salir de Denver a California. Este viaje es pieza clave para concretar la gran aventura que transformaría al mundo con la historia de un par de jóvenes dispuestos a una nueva revolución, a una nueva forma de vida y de pensamiento.

El manuscrito ha enternecido a muchos y AbeBooks le pretende sacar filón al venderlo en un precio de salida de 17 mil dólares (poco más de 321 mil pesos)

La carta de Kerouac a su madre Gabrielle.

En sí misma carta es una pieza literaria, no sólo por estar firmada por Kerouac sino por la forma en que plantea a su madre la fragilidad en que se encuentra y la necesidad de apoyo para solventar las dificultades.

Querida mamá”, escribe Kerouac y luego comienza a destilar algunos detalles sobre las vicisitudes. “Hacer autostop es imposible a través del desierto y las montañas“, escribe a su madre el autor de Tristessa o Los Vagabundos del Dharma.

Me quedo en un apartamento elegante con duchas, comida y todo. Pero quiero irme para poder ganar mucho dinero navegando en el Pacífico y regresar a casa en otoño para terminar mi libro”, le anticipa Kerouac a su madre sobre lo que será En el camino (On the Road). Y que no tiene un centavo.

La carta tiene una línea hermosa donde se manifiesta el cariño a lo fundamental -la madre y el hogar-, de este adolescente duro que rompió el molde y transformó a una generación.

Caramba, no puedes darte cuenta de cuánto te extraño, y de la casa, y escribir en mi habitación. Pero volveré dentro de unos meses y ahorraremos algo de dinero”, firma como Jacky, manda tres besos y le da santo y seña a su madre de cómo transferirle el dinero a través de la Western Union.

El viaje a Denver fue el origen germinal de la épica novela donde Sal Paradise (Jack Kerouac) y Dean Moriarty (Neal Cassady) cambiaron la forma de ver la vida. El mundo nunca fue igual después de ese viaje que mitificó la Ruta 66 y a México como santuario de peregrinación beatnik.

La única gente que me interesa es la que está loca, la gente que está loca por vivir, loca por hablar, loca por salvarse, con ganas de todo al mismo tiempo, la gente que nunca bosteza ni habla de lugares comunes, sino que arde, arde como fabulosos cohetes amarillos explotando igual que arañas entre las estrellas”, escribió Kerouac En el Camino… y locos como él fueron miles a las autopistas, a las calles, a pretender transformar el mundo en los años 60.

  • Fotos: Especial
Tecno