Los espacios para bailar en Buenos Aires son dos: las tanguerías para turistas y las milongas para los porteños. Las milongas ahora cierran a un ritmo de vértigo. El motivo, una ley no las consideró y ahora están quebrando.

Para protestar por el cierre progresivo de los tradicionales salones de baile, también llamados milongas, decenas de argentinos ‘armaron un tango’ bailando tangos y milongas a unos metros del famoso monumento del Obelisco en Buenos Aires, la capital argentina mundialmente famosa por el sensual baile.

La web puntotango.net registra al menos 122 milongas en Buenos Aires. Muchas de ellas están cerrando ante la falta de apoyo gubernamental

En sus inicios, a finales del siglo XIX, la milonga y el tango eran un baile entre hombres que esperaban turno en el prostíbulo. Una muestra de este eco del pasado es este vídeo de ‘Los hermanos Macana’, famosos bailarines que llevan este arte a escenarios mundiales con su espectáculo de baile y música.

La protesta fue organizada por la Asociación de Organizadores de Milongas (AOM), que denuncia cargas impositivas y una normatividad que no es posible cumplir, lo que ha obligado a los cierres en cadena de estos espacios, según reporta la agencia de noticias EFE.

El colectivo El tango no se clausura indicó en un comunicado -que reproducen varios diarios y portales de noticias argentinos- que “en Buenos Aires, cuna del tango, y a pesar de las leyes que lo protegen, las milongas nuevas se ven obligadas a funcionar bajo formatos clandestinos, las milongas en espacios públicos ven constantes amenazas a su continuidad y las milongas formales están asfixiadas por las presiones tarifarias en un contexto económico recesivo“.

Entre las milongas que reportan ya cierres definitivos está la màs tradicional: el club Sunderland, del barrio de Villa Urquiza, y Cochabamba, del barrio de San Telmo, cuna de la milonga

Tangueros y milongeros durante la protesta por el cierre de los espacios.

El año pasado, según explicó a la agencia Dolores Jiménez, integrante de la AOM, se promulgó una ley para lograr una mejor difusión y fomento de las actividades en estos espacios. Pero nunca hubo un reglamento, así que el dinero que se destinó a estos sitios nunca llegó.

La milonga es un estilo de baile menos técnico y un poco más rápido que el tango tradicional. Uno de los cantantes más reconocidos en el mundo por este ritmo musical, en su versión campera, es Atahualpa Yunpanqui. Y en la versión de milonga ciudadana está su creador Sebastián Piana.

  • Fotos: Pagina12.com.ar
Poder