Emilio Lozoya Austin, ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex), fue detenido ayer por la Policía Nacional de España.

Lozoya, acusado por recibir sobornos en el Caso Odebrecht y un fraude por 280 millones de pesos en Pemex bajo el mandado del ex presidente Enrique Peña Nieto, se escondía en una lujosa residencia de Málaga. Y aunque casi no salía, finalmente fue ubicado por la policía española y captura. México ya solicitó su extradición.

El diario El País informó sobre la captura en la que el ex director de Pemex no opuso resistencia al ser ubicado en la zona de lujo La Zagaleta, un complejo habitacional para magnates y millonarios en el puerto malageño de Benahavís. “Ha sido educado”, confiaron las fuentes policiales a los periodistas del diario español luego de detener a Lozoya  la mañana del miércoles a bordo de un taxi donde viajaba sólo tras abandonar una de las residencias. El complejo tiene 400 exclusivas mansiones con valor de entre 5 a 50 millones de euros cada una.

Detenido en las inmediaciones de una urbanización de #Málaga un exdirector general de una petrolera mexicana, gracias a la excelente relación entre la Fiscalía Mexicana y la Policía Nacional. Había urdido junto a algunos familiares un sistema para defraudar dinero público”, tuiteó la Policía Nacional de España para anunciar la captura.

Emilio Lozoya huyó de México poco antes que la Fiscalía General de la República (FGR) lanzara una orden de detención internacional en mayo de 2019 por su implicación en los casos Odebretch -donde se le señala por recibir hasta 10 millones de dólares en sobornos para otorgar contratos a la constructora brasileña- y Agronitrogenados y Fertinal -donde se le acusa de fraude por 442 millones de dólares al comprar empresas en quiebra y con maquinaría chatarra al empresario Alonso Ancira, según datos de la Auditoria Superior de la Federación (ASF)-.

Su “alto poder adquisitivo y sus lazos internacionales complicaban su localización”, informó el Ministerio del Interior de España en un comunicado

Emilio Lozoya, ex director de Pemex, con el ex presidente Enrique Peña Nieto en la época feliz.

Lozoya tenía una vida ostentosa en México, lo mismo que en Málaga -una ciudad a orillas del Mediterráneo en la llamada Costa del Sol con lujos y diversión para millonarios-. Ahí también fue detenido su ex socio en los negocios turbios Alonso Ancira, dueño de Altos Hornos de México, en mayo de 2019 y extraditado a México donde permanece preso.

En 2019 Lozoya fue inhabilitado por la Secretaría de la Función Pública (SFP) por 10 años para ejercer cualquier cargo público, además que le fueron congeladas sus cuentas bancarias luego de ser acusado por fraude, corrupción y soborno en su gestión como director de Pemex durante 2012 y 2013.

Los negocios turbios del ex director de Pemex alcanzaron España también, al pactar durante su gestión la compra de acciones de un astillero español en proceso de quiebra y una fallida alianza para la construcción de buques con la petrolera Xunta.

En su caída Lozoya arrastró a su familia, pues involucró a su madre y hermana en las transferencias financieras para recibir los sobornos. Ahora su madre vive bajo arresto domiciliario y a su hermana le congelaron todas sus cuentas bancarias. Del lujo y los excesos, Emilio Lozoya ha pasado a la prisión.

Javier Coello, abogado de Lozoya, ha reiterado en varias ocasiones que su cliente recibía órdenes directas del ex presidente Enrique Peña Nieto y el ex secretario de Hacienda, Luis Videgaray, y amenaza con revelar información importante sobre lo que se acusa a su cliente, por lo que se especula si ahora ya detenido el ex director de Pemex inculpará a Peña Nieto.

BICI