La bailarina mexicana Elisa Carillo ha entrado al olimpo del ballet al ganar el premio de danza más importante del mundo, en la categoría de mejor bailarina.

Carrillo es la segunda mujer latina que gana el premio Benois de la Danse 2019 -considerado el Oscar de la danza-, por su excelencia en el papel de Julieta en la obra Romeo y Julieta, del español Nacho Duato, en Berlín, con la música de Sergei Prokofiev. La primera latina ganadora fue la cubana Alicia Alonso.

La mexicana recibió el galardón en una ceremonia de gala en el Teatro Bolshoi de Rusia. Con este nuevo premio acumula ya los tres más importantes del mundo con los que se reconoce a las mejores bailarinas de ballet.

Hoy es un día de mucha alegría en mi vida y en mi carrera. Estoy muy agradecida con el comité del @BenoisDeLaDanse por otorgarme este reconocimiento. Dedico este premio a las mexicanas y a los mexicanos. Nunca dejemos de luchar y trabajar para alcanzar nuestros sueños. ¡Gracias!”, tuiteó Carrillo al conocer la noticia.

La bailarina mexicana fue nominada junto con otras seis bailarinas de Francia, Estados Unidos, China, Rusia y Japón, y resultó ganadora

Elisa Carrillo, un orgullo de México y su grandeza.

Apenas en febrero de este año, Carrillo recibió el Premio Nacional Alma de la Danza 2019, otorgado por el Ministerio de Cultura de Rusia, que reconoce a lo mejor de la danza clásica o ballet. Previamente le había sido otorgado el  premio del Festival Internacional Dance Open de San Petersburgo.

Elisa inició su carrera a los 6 años de edad y se formó en la Escuela Nacional de Danza clásica y Contemporánea del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) a los 9 años. Desde el año 2011 es prima ballerina del Ballet Estatal de Berlín.

México está de fiesta pues el Benois de la Danse fue otorgado el año pasado al también bailarín clásico, mexicano, Isaac Hernández.