El polémico sitio Infowars que dirige el activista de ultraderecha Alex Jones ha sufrido un revés impresionante. Un tuit fue la causa de su caída.

Orgías con niños y crímenes organizados por el equipo de Hillary Clinton en una pizzería de Washington, matanzas de estudiantes ordenadas por Obama para cambiar la opinión pública, la propia vida sexual de Obama con adolescentes gays, eso es parte de lo Alex Jones escribe cotidianamente en su página Inforwars. Pero eso no los llevo a casi desaparecer de las redes, sino un tuit de un adolescente.

La censura masiva de conservadores y libertarios está explotando. Ya ha visto esto con la desmonetización y la purga final de Infowars y otros medios alternativos de mega-corporaciones que trabajan en la tangente para sofocar la competencia”, reclama el propio Alex Jones ahora desde su sitio tras ser censurado en las redes sociales de Facebook, YouTube, Spotify o Apple.

Pese a su constante manejo de ‘fake news’ –como muchos otros portales- Infowars sigue ‘vivo’ en Twitter; la compañía del canario azul dice que el contenido de Jones no viola las reglas

En Twitter Alex Jones tiene 887 mil seguidores y 16 mil me gusta a sus 49 mil,1 tuits emitidos desde que comenzó Infowars, aunque sólo sigue a 634 cuentas y sólo tiene una lista. La caída en las redes de esta página donde se abordan  ‘fake news’ o teorías conspirativas, fue provocada paradójicamente por un tuit. Esto ocurrió hace unas semanas cuando el activista estadounidense Jared Holt escribió en Twitter un comentario.

Infowars está en Spotify. Es increíblemente difícil obtener podcasts alojados en Spotify”, tuiteó Holt, quien pertenece a la asociación civil Rigth Wing Watch, con una captura de pantalla del programa de Alex Jones.

Otra oenegé, con mayores alcances, denominada Sleeping Giants fue la responsable de encender la polémica y terminar derribando a Infowars de al menos cuatro plataformas sociales de un solo golpe.

El retiro de la información de Alex Jones –quien tiene entre sus fans al presidente Donald Trump- y todo lo relacionado con Infowars lo comenzó Apple el pasado 5 de agosto. Le siguieron Facebook, Spotify y Youtube.

El caso de Infowars es atípico y representa una gran interrogante en el mundo formal de los medios de comunicación ¿son las redes el nuevo censor y quien no esté en sus plataformas podrá seguir influyendo en el resto?

Aún es temprano especular, pero la respuesta apunta a un sí.