La Carvana Migrante de hondureños ha recibido a su llegada a Tijuana odio y racismo.

Insultos, golpes y pedradas son parte de la ‘recepción’ que un sector de la sociedad mexicana en Tijuana ha hecho a la caravana de migrantes hondureños. Hasta el alcalde panista de la ciudad se ha sumado a los mensajes de odio. México muestra su lado racista y xenófobo.

Desde el fin de semana casi 3 mil migrantes de la primera caravana, que partió hace un mes de Honduras, llegaron a Tijuana en medio de manifestaciones a de apoyo y de repudio. A su paso han recibido insultos, golpes y pedradas; pero también apoyo. Tijuana está hoy dividida.

México desplegó un ‘muro’, con vallas de metal de 3 metros de altura, en el cruce fronterizo con San Diego, California; mientras que el Ejército de Estados Unidos ‘reforzó’ con alambre de púas esa zona

El cruce fronterizo entre Tijuana y San Diego luce como zona de guerra ante la llegada de los migrantes hondureños.

Queremos que se les aplique el 33 constitucional, Tijuana es una ciudad de migrantes, pero no los queremos de esta manera, fue distinto con los haitianos, ellos llevaban papeles, estaban en orden, no era una horda, perdóname la expresión y Derechos Humanos se me va a echar encima, pero los derechos humanos son para los humanos derechos”, dijo en días pasados el alcalde panista de Tijuana, Juan Manuel Gastélum, provocando polémica por su racismo.

Trump apoyó a través de Twitter a Gastélum alentando más mensajes de odio contra los migrantes hondureños.

El alcalde de Tijuana, México, acaba de afirmar que ‘la ciudad no está preparada para esta cantidad de migrantes, el atraso podría durar 6 meses’. De la misma manera, Estados Unidos no está preparada para esta invasión, y no lo tolerará. Están causando crimen y grandes problemas en México. ¡Vayan a casa!”, tuiteó Trump.

Los mexicanos que rechazan a los migrantes acusan que se quedarán en la ciudad y eso les afectará en diversas formas. Las consignas de los inconformes los definen afines a Trump y su política racista: ¡No a la invasión! ¡Primero México!

 

Polarización gracias a redes

En los últimos días, el video de una migrante hondureña quejándose de la comida que les dieron se ha vuelto viral.

Yo sé que no es fuerza que le den de comer a uno, y la verdad la comida que están dando aquí es fatal. Mira lo que están dando: puros frijoles molidos, como si le estuvieran dando de comer a los chanchos (cerdos). Y ni modo, hay que comernos esa comida porque si no, nos morimos de hambre“, dice la mujer en un video grabado por la televisión alemana Deutsche Welle.

Una mujer mexicana de Playas de Tijuana, agrede verbalmente a una migrante hondureña a su paso por la ciudad.

Afuera del estadio Corregidora, en Querétaro, los migrantes dejaron varias botellas, fruta, paquetes de galletas, medicamentos y pasta dental en bolsas de basura. En un video compartido por Hora Cero Web, se aprecian varias piezas de pan dulce, botellas de agua cerradas y un pollo rostizado con tortillas en la banqueta. Incluso es posible apreciar cajas de pizza y botellas de tequila vacías en una jardinera, según reportó Radio Fórmula.

En Jalisco, los migrantes exigieron tacos al vapor, pelearon entre ellos y después aventaron la comida al suelo. Ninguno pidió asilo en México, todos se marcharon al norte del país para alcanzar el sueño americano, de acuerdo con un reporte de Excélsior TV.

Claudia Benassini, investigadora en medios digitales de la Universidad La Salle, en Ciudad de México, considera que estos vídeos han marcado un antes y un después respecto a cómo son percibidos ahora los migrantes hondureños en México.

La información circuló fuera de contexto y con nulo espacio para los desmentidos“, dijo Benassini a la BBC.

Pese a su rechazo inicial, el Alcalde de Tijuana ha ordenado el resguardo de los migrantes hondureños dentro del albergue, en el deportivo Benito Juárez.

Con la militarización de la frontera, el rechazo de muchos mexicanos y las amenazas de Trump, el futuro de los migrantes hondureños se antoja aún más terrible.