Donald Trump está ‘aceitando’ la especulación sobre la construcción del gran muro para evitar el paso de migrantes desde México.

El gobierno de Trump ha estado realizando una campaña activa para abrir a medios de comunicación internacionales una visita guiada por la zona de Otay Mesa, en el condado de San Diego, donde se construyen los cuatro modelos del gran muro.

Los prototipos serán evaluados según diferentes características: que no sean fáciles de escalar, que no se pueda cavar debajo de ellos, que sean una barrera peatonal y vehicular e, igual, que sean seguros para los agentes“, explicó Eduardo Olmos, vocero de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de San Diego, a corresponsales extranjeros.

Trump ha venido insistiendo en que el gran muro lo pagará México; lo cual ha sido rechazado en reiteradas ocasiones por el gobierno mexicano

En noviembre los cuatro prototipos serán evaluados para elegir al ganador.

Uno de estos modelos que construyen compañías norteamericanas, será elegido “personalmente” por Trump para que se extienda a lo largo de la frontera con México. De concretarse, el gran muro, cuya altura es casi el doble de la actual, abarcaría 3 mil 200 kilómetros.

El muro propuesto por Trump costaría entre los 12 y los 15 mil millones de dólares, de acuerdo a los cálculos que ha hecho el Congreso norteamericano. Dinero que no le han otorgado y por ello el presidente de Estados Unidos amenaza con que México deberá pagarlo.

A finales de noviembre comenzarán las pruebas sobre estos prototipos que están edificados con diversos materiales. Los contratistas para los prototipos concretos son: Caddell Construction Co., Montgomery, Ala .; Fisher Sand & Gravel Co., Tempe, Arizona; Texas Sterling Construction Co., Houston, Texas; y W. G. Yates & Sons Construction Company, Filadelfia, Miss.

Avanzando