Aunque las elecciones del fin de semana pasado en el Estado de México dejaron en claro que para vencer al PRI en el 2018 es necesaria la unión de voluntades polìticas, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ya anunció que no hará alianzas con partido alguno.

El polémico líder de Movimiento de Regeneración Nacional, partido mejor conocido como Morena, ya anticipó un rotundo no para ir en alianza con el Partido de la Revolución Democrática (PRD) o cualquier otro.

Quienes se asocian con la mafia del poder no son más que mercenarios y políticos oportunistas“, lanzó su invectiva AMLO contra su ex partido, el que le llevo a gobernar la CDMX años atrás, durante el Congreso Nacional Extraordinario de Morena.

Durante la semana pasada dos líderes del PRD, Miguel Ángel Mancera, regente de la CDMX, y Alejandra Barrales, ex dirigente nacional del PRD, propusieron una alianza de partidos para derrotar al PRI en 2018; incluso Barrales tendió abiertamente su mano a López Obrador.

La respuesta para aliarse con el PRD o con cualquier otro partido en el 2018 para vencer al PRI se hizo presente ayer: NO

Que se ratifique la alianza con los ciudadanos y militantes de todas las organizaciones políticas y sociales, sin que esto implique unirnos con los partidos al servicio del régimen. Por congruencia no podemos marchar juntos con esos partidos. Me refiero al PRI, PAN, PRD, Verde, Movimiento Ciudadano, Encuentro Social y Nueva Alianza”, ha sido enfático AMLO tras señalar que Morena es la ‘única salvación’ para México.

La humildad no ha sido una de las cualidades del polémico líder de izquierdas a quien el historiador Enrique Krauze definió hace años en un ensayo para la revista Letras Libres.

Curiosamente, a fines de 2004 López Obrador se hizo fotografiar con un ejemplar de la biografía de santo Tomás de Aquino, en cuya Summa teologica la división de poderes no es siquiera imaginable. En esa visión orgánica del poder público (muy arraigada en la cultura política de los países hispánicos), la soberanía popular emana de Dios hacia el pueblo, y quien debe interpretarla correctamente es la autoridad elegida por Dios. (Por eso “no había que meterse con las creencias de la gente”). ¿Y quién interpreta el divino poder de la “soberanía popular”? El líder social que se autodesignaba “el rayo de esperanza”: López Obrador”, escribió Krauze en su ensayo ‘El Mesías Tropical’.

En Guanajuato la visión impoluta que AMLO tiene de Morena se estrella contra la dura realidad. Apenas este jueves uno de sus representantes, el diputado local David Alejandro Landeros renunció al partido que se autodenomina como ‘la esperanza de México’.

Landeros reiteró que los dirigentes de Morena en Guanajuato le pedían dinero constantemente. Esta situación fue ventilada en diciembre de 2016 a través de un audio donde el diputado, en estado de ebriedad, acusaba a sus líderes de ser unos ‘rateros’.

Chabacano, como suele ser también en estado sobrio, el legislador de Morena acusó a su suplente y asesor Alejandro Bustos, de tomar dinero para el partido. Y acusa también al dirigente estatal de Morena, Ernesto Prieto, de que le pide 20 mil pesos mensuales de su dieta como legislador.

Ellos están de acuerdo, hija, son una pinche mafia de culeros”, despotrica Landeros en un audio que se volvió viral.

Con una auditoría a cuestas para resolver estos dichos, David Alejando Landeros se declaró independiente el jueves pasado en el Congreso del Estado de Guanajuato.

  • Intervención fotográfica: Ruleta Rusa