Cuando estalló el escándalo de Bill Cosby y sus abusos sexuales dopando a mujeres para violarlas, la grieta comenzó a crecer acelerada, luego se convirtió en un enorme socavón provocado por el poderoso productor Harvey Weinstein. Y el agujero sigue creciendo.

Los abusos sexuales en Hollywood no son nada nuevo. Lo que si representa una novedad es que las personas abusadas han comenzado a decir basta, señalando a los abusadores y emprendiendo batallas legales contra sus ‘depredadores sexuales’.

Ante al aumento de acusaciones contra actores y poderosos que han acosado o abusado sexualmente a otras personas, aprovechando su éxito y fama, en Hollywood se ha creado la Comisión de Acoso Sexual para acabar con el abuso de poder, la transgresión sexual y la desigualdad.

La abogada y activista Anita Hill, una ex empleada del juez Clarence Thomas, al que acusa de abusos sexuales en 1991, será la primera directora de la Comisión de Acoso Sexual en Hollywood

La activista y abogada Anita Hill.

La Comisión sobre Acoso Sexual y el Avance de la Igualdad en los Centros Laborales, nombre oficial de la organización civil, hace para llevar a juicio a personas como Cosby, Weinstein, y otros tantos que comienza a recular por los reclamos.

La actriz Alyssa Melano ha llamado a una campaña permanente en redes con el hashtag #MeToo (yo también) para hacer públicos los abusos. El llamado ya puso a temblar a muchos y ha logrado efectos como la caída del candidato al Senado por Alabama, Roy Moore quien pese a ser apoyado por Donald Trump se fue abajo hace unos días tras darse a conocer que era un acosador y abusador sexual de mujeres menores de edad.

Es tiempo de poner fin a la cultura del silencio (…) He estado en este trabajo durante 26 años. Este momento nos da una oportunidad sin precedentes para lograr cambios verdaderos“, ha dicho Hill en un comunicado que citan medios de todo el mundo occidental.

Esta comisión surgió tras una reunión a la Kathleen Kennedy, productora de Star Wars, convocó recientemente a diversas mujeres poderosas en la industria del cine. Y el anuncio de su nacimiento provocó apoyos inmediatos con dinero por parte de poderosos corporativos como Paramount, Disney, Universal Music Group y la CBS.

El hecho de que tantos líderes de la industria -del cine, televisión, música, digital, sindicatos, agencias… y gremios- se hayan juntado para buscar soluciones, habla sobre una nueva era“, es parte del mensaje de Katheleen Kennedy que está sacudiendo al mundo del entretenimiento.

La noticia parece anticipar la caída del Hollywood Babilonia del que se habla desde hace 101 años, un mundo de glamour y éxito, donde se han soterrado los excesos, perversiones sexuales y abusos sistemáticos, como ya lo daba a conocer con crudeza Kenneth Anger en 1959.

El polémico libro de Anger, publicado en 1959 fue censurado y prohibido en Estados Unidos hasta 1975, por dar a conocer a una industria del cine decadente y monstruosa con los seres humanos

En 1916, la droga podía ser la base argumental de un film. El año de ‘El misterio del pez salteador’, un especialista británico en narcóticos, Aleister Crowley, pasó por Hollywood calificando a sus habitantes de ‘cocainómanos y maniáticos sexuales’. Ya existía el chismorreo, como en cualquier otra comunidad de gente del espectáculo, pero sin traspasar los umbrales del periodismo: Louella O. Parsons no había montado aún su tenderete. Hasta en la intimidad, la diminuta colonia fílmica se guardaba muy bien de especular sobre el Dios de Hollywood, Griffith, y su obsesión por las adolescentes dentro y fuera de la pantalla (…)

Pero no había mala intención cuando, al hablar de Richard Barthelmess, se afirmaba que había posado para ‘postales a la francesa’ como un medio para ascender, o se mentaba, con más fundamento, el sofá que jugaba una baza importante para llegar a formar parte de las ‘Bellezas Acuáticas’ de Mack Sennett —tan sólo el modelo primitivo de una larga serie. Si algunos pensaban que la ‘Escuela de Sirenas’ era el sucedáneo de un harén a la carta, ornado de pimpollos como Gloria Swanson y Carole Lombard, eso, al Gran Mack, le tenía sin cuidado”, escribió Kenneth Anger, en su libro Hollywood Babylon.

  • Fotos: Especial
Avanzando