En tres semanas es posible se concreten los últimos acuerdos para que Reino Unido salga definitivamente de la Unión Europea, luego de su polémico Brexit.

El sueño de una Europa unida parece resquebrajarse con la eventual salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) que agrupa a 28 países con un mercado único, libre migración y otros apartados que ahora los británicos perderán.

Theresa May, la primer ministro del Reino Unido, ha enfrentado una serie de revueltas y dimisiones de funcionarios en los últimos días por su empeño en acelerar la concreción del llamado Brexit.

¿Voy a llevar esto a cabo? La respuesta es sí“, expresó en conferencia de prensa Theresa May ante las renuncias de funcionarios de su Gabinete en rechazo a continuar con el Brexit, reporta el diario El Mundo.

El borrador del acuerdo para la salida del Reino Unido se discute en Bruselas, la capital política de la UE, y consta de 585 páginas, 185 artículos y 3 protocolos

Imagen del borrador sobre el acuerdo para la salida del Reino Unido de la UE, presentado en Bruselas.

Grosso modo, los ciudadanos del Reino Unido que laboren en la UE y viceversa tendrán a salvo sus derechos laborales hasta el final de su vida si tienen residencia legal permanente, más todos los que sean contratados a partir de 2020 entrarán en otro estatus.

Por lo pronto el Reino Unido debe comenzar a calcular los costes de su salida, entre 50 mil a 60 mil millones de euros en los próximos años. El próximo 25 de noviembre en Bruselas se lleva a cabo una cumbre para abordar los detalles del borrador y los avances en este proceso.

Todos los acuerdos comerciales, pensiones y otras obligaciones económicas adquiridas por el Reino Unido, de acuerdo al presupuesto europeo 2014-2020, deberán ser respetados y atendidos.

El Tribunal de Justicia Europeo, con sede en Luxemburgo, seguirá tendiendo poder en todos los juicios y casos no resueltos aún con la salida del Reino Unido de la UE.

Este “divorcio” comenzó el pasado 29 de marzo y está en un proceso de transición que se estima concluya en el 2020. El Reino Unido estará en tanto en una especie de limbo tras su decisión de romper.