Guillermo Lasso, presidente de Ecuador, pactó finalmente un acuerdo con Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), después de 18 días de protestas, para rebajar el precio de la gasolina y el diésel, origen del estallido social.

El Presidente Lasso, que se salvó de ser destituido por la Asamblea Nacional, ofreció eliminar el último estado de excepción y bajar 15 centavos al precio de los combustibles, tras las protestas que dejaron 6 muertos y alrededor de 500 detenidos.

Además de la subvención al precio de la gasolina y el diésel, Lasso se comprometió a no otorgar más concesiones mineras en reservas naturales, zonas intangibles, áreas de recarga hídrica y territorios indígenas.  

Desde el pasado 12 de junio la Conaie realizó bloqueos carreteros y protestas en diversas ciudades para exigir una reducción en el precio de la gasolina y el diésel. Ayer finalizaron dichas protestas y el paro nacional al que convocó el líder indígena Leonidas Iza.

Para poner fin a las protestas la Conaie elaboro un pliego petitorio con 10 puntos, de los cuales se resolvieron ya los más importantes

Leonidas Iza, el poderoso líder indígena de la Conaie, logró nuevamanete doblegar al gobierno del Ecuador tras 18 días de protestas en todo el país.

A partir de esta semana el precio de la gasolina de 85 octanos pasará a costar 2.40 dólares por galón y el diésel 1.75 dólares. Aunque el reclamo indígena era que se redujera a 2.10  la gasolina y 1.50 dólares el diésel.

Además de las restricciones a la minería, también el Gobierno de Ecuador se comprometió a evitar la actividad petrolera en la Amazonia, además de condonar las deudas vencidas a familias campesinas de hasta 3 mil dólares, reducir los intereses de créditos activos, subsidiar hasta un 50 por ciento el costo de los fertilizantes, y aumentar de 50 a 55 dólares los apoyos a familias pobres.

También se ampliará el presupuesto para la educación intercultural y declarar en emergencia al sistema de salud por la pandemia de Covid.

La Conaie es un organismo poderoso que ha llevado al derrocamiento de tres Presidentes, entre los años de 1997 y 2005. Los últimos disturbios masivos que sacudieron todo el país, y que obligaron al estado de excepción por saqueos y violencia, ocurrieron en octubre de 2019 tras el aumento a la gasolina.