El cono sur está ‘hirviendo’, y no por el calentamiento global sino por la política. Ecuador se suma a la lista de países en crisis, como Venezuela, Colombia y Argentina.

Las protestas masivas y la sublevación social por el alza a la gasolina y el diésel han orillado al gobierno de Lenín Moreno a decretar un estado de excepción durante dos meses en Ecuador. La nación sudamericana ‘arde’ de rabia. Con un paro nacional y bloqueos carreteros, el gobierno ha decretado un estado de excepción.

Mi presencia fundamental acá, al igual que todos los ministros, de las Fuerzas Armadas, de la Policía Nacional, es evitar que aquellos que saquearon al país, sigan saqueando en otras instancias el Ecuador. No lo vamos a permitir (…) A esos golpistas les vamos a decir no, el Ecuador les está diciendo no, así es que mejor acójanse a las consecuencias “, anunció en Guayaquil el presidente Lenín Moreno, según consigna el diario El Comercio.

Grosso modo la medida gubernamental de retirar el subsidio a los combustibles busca ahorrar 1 mil 400 millones de dólares anuales como parte de un paquete de medidas de austeridad, según ha informado el gobierno de Lenín Moreno. El precio de los combustibles pasó casi al doble por litro.

Ecuador amaneció el jueves sin servicio de transporte público, con disturbios, barricadas, saqueos, violencia y un paro nacional; las clases fueron suspendidas en todo el país ante la sublevación social

Los enfrentamientos entre ciudadanos y policías han sido la constante desde la mañana del jueves en diversas ciudades de Ecuador.

Con el fin de controlar a quienes quieren imponer el caos he dispuesto el estado de excepción a nivel nacional. Los derechos se exigen sin perjudicar”, advirtió en conferencia de prensa a mediodía el Presidente Moreno, mientras las calles de Quito y otras ciudades literalmente ardían por la quema de neumáticos y actos violentos.

El estado de excepción prohíbe las concentraciones masivas de personas y la libertad de tránsito. En resumen, todos los derechos y garantías de los ciudadanos no existirán durante dos meses, además que se dará prisión a los manifestantes que alteren el orden público y la actividad laboral.

Esta medida es indefinida. Espero que el presidente tome la decisión correcta. Sé que va a perjudicar al pueblo ecuatoriano esta suspensión pero exigimos nuestros derechos”, tuiteó Abel Gómez, presidente de la Federación Nacional de Cooperativas de Transporte Interprovincial de Pasajeros.

La noche del jueves la Policía dispersó con bombas de gas lacrimógeno a cientos de manifestantes en el Centro de Quito, la capital, que continuaban sublevados contra el alza a los combustibles. Van 19 detenidos tras los disturbios y un adulto mayor herido.