El último peritaje de la empresa noruega Det Norske Veritas (DNV) concluye que una mala construcción y falta de inspecciones y mantenimiento provocaron el desplome de la Línea 12 del metro en la Ciudad de México, sin que haya responsables un año luego.

Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno de la Ciudad de México y aspirante presidencial, ya descalificó el informe y ha demandado a la empresa cuyo peritaje revela, entre otros apartados, problemas de diseño, construcción y supervisión de la obra.

Estos y otros detalles de peritaje de DNV fueron revelados por el diario El País.

El último peritaje señala problemas de diseño, errores en la construcción, mala supervisión de la obra y falta de mantenimiento como causas subyacentes (…)

El peritaje interpela a las tres últimas administraciones locales al asegurar que hubo factores determinantes en la tragedia desde la concepción del proyecto hasta su operación”, se expone en el diario español.

El 31 de mayo de 2021 el desplome de la Línea 12 del metro de la Ciudad de México, dejó como saldo 26 muertos y casi un centenar de heridos; un año luego, no hay responsables de esta tragedia

Documento del último peritaje de DNV, que ha revelado el diario ‘El País’.

El examen de DNV abarca a las administraciones de Marcelo Ebrard (2006-2012) -quien ordenó la construcción de la Línea 12-, actual canciller y aspirante presidencial.

La de su sucesor Miguel Ángel Mancera (2012-2018), actual senador del PRD. Y la de la actual jefa de gobierno y aspirante presidencial, Claudia Sheinbaum (2018-2024).

DNV enfatiza que la mala construcción y la falta de mantenimiento provocaron el desgaste estructural que terminó en el desplome del metro.

Las causas directas fueron: el mal diseño, sin apegarse a estándares internacionales, la falta de certificación de la obra por un despacho independiente, la mala soldadura o faltante de pernos, y que no se diera mantenimiento ni supervisión desde 2012 a 2019 -pues no existen bitácoras, ni informes-.

Apenas la semana pasada el magnate Carlos Slim se apresuró a difundir en medios que los familiares de muertos y heridos ya habían aceptado un acuerdo millonario para no demandarlo, pues su empresa Carso Infraestructura y Construcción (CICSA) es la responsable del tramo colapsado. Por ello Slim asumió además pagar la reconstrucción de la Línea 12.