El sábado pasado comenzaron los registros oficiales de los aspirantes, y concluyeron este martes. Varios grupos internos se disputan el poder sobre el nuevo partido dominante en México.

Porfirio Muñoz Ledo, Mario Delgado, Alejandro Rojas, Gibrán Ramírez, Yeidckol Polevnsky y el jovencísimo Carlos Zurita son oficialmente candidatos a la dirigencia nacional de Morena. Ayer cerraron los registros.

Luego de pleitos que se saldaron en tribunales y un interinato polémico, el partido de AMLO intenta reagruparse para el proceso electoral 2020-2021. Aunque fiel a su estilo estridente, lo hace entre descalificaciones al árbitro electoral y entre sus propios participantes.

¿Alguien confía en @lorenzocordovav como árbitro de la elección de #Morena? Nosotros no, porque ya se negó a poner un piso parejo. Necesitamos una entidad pública y confiable como la  @UNAM_MX que supervise a las encuestadoras privadas que definirán al presidente del movimiento”, tuiteo ayer Alejandro Rojas Díaz, quien se niega a aceptar al Instituto Nacional Electoral (INE) como regulador oficial del proceso interno, según mandato legal.

El nuevo presidente o presidenta de Morena será elegido mediante una encuesta se llevará a cabo del 26 de septiembre al 2 de octubre y los resultados serán dados a conocer por el INE el 3 de octubre

Morena es el partido dominante en México luego que AMLO ganó las elecciones de 2018.

Mario Delgado es apoyado por el grupo que encabeza el canciller Marcelo Ebrard, mientras que Alejandro Rojas se respalda en el senador Ricardo Monreal, en tanto que el grupo de Bertha Luján -quien declinó finalmente competir otra vez- apoya a Porfirio Muñoz Ledo; Polvensky tiene su grupo aparte que es el que la impulsa otra vez a la dirigencia.

El proceso de renovación de la dirigencia nacional de Morena se reanudad con fracturas y pleitos vigentes, desde que ‘reventó’ en septiembre de 2019 por el desorden durante la competencia donde participaron inicialmente Polevnsky, Delgado, Luján y Rojas Díaz.

Agresiones físicas, lesionados por armas de fuego, robos de equipos de cómputo, de teléfonos celulares y de paquetería electoral, así como una alta participación de personas no afiliadas, fueron parte de la jornada electoral interna de Morena que terminó siendo anulada en octubre por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF). 

Los dimes y diretes entre los aspirantes han salido a relucir principalmente contra Porfirio Muñoz Ledo, uno de los morenistas más críticos hacia AMLO y su nuevo partido, en voz de Gibrán Ramírez.

Él ha recurrido a falacias para decir que está en el padrón o decir que es fundador del Movimiento, como si esto fuera la corriente democrática del PRI en 1988, porque no entienden que se trata de una cosa muy distinta el liderazgo del presidente Andrés Manuel López Obrador”, atiza Ramírez contra su opositor, en la búsqueda de reflectores.

INFORME