La tensión entre Estados Unidos y Corea del Norte parece llegar a su fin luego de amenazas mutuas de una guerra nuclear.

Mike Pompeo, director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA por sus siglas en inglés) y próximo secretario de Estado, realizó una visita secreta a Pyongyang, durante la Semana de Pascua, para reunirse con el dictador norcoreano Kim Jong-un, ha revelado el prestigioso diario The Washington Post.

De acuerdo al Post, la reunión extraordinaria es parte de una estrategia para abrir una mesa de negociación directa entre Trump y Kim Jong-un para abordar el programa de armas nucleares que lleva a cabo el régimen de Pyongyang.

Soy optimista de que el gobierno de los Estados Unidos puede establecer las condiciones para que el presidente y el líder norcoreano puedan tener esa conversación (que) nos dejará en el camino de lograr un resultado diplomático que Estados Unidos y el mundo necesita desesperadamente “, dijo Pompeo al Comité de Relaciones Exteriores del Senado la semana pasada durante su audiencia de confirmación, revela el Post.

Al respecto Trump sólo ha comentado que se reuniría con Kim Jong-un a principios de junio

Los detalles de la reunión de Pompeo con el líder norcoreano que ha lanzado sistemática misiles amenazando a Estados Unidos, siguen siendo materia de reserva por parte de la Casa Blanca, la propia CIA y el régimen de Pyongyang.

De acuerdo al Post, al menos dos funcionarios estadounidenses de alto rango aseguraran que Corea del norte está dispuesta a negociar la desnuclearización de la zona, lo cual abre un nuevo canal de negociación entre ambos países.

Hemos tenido conversaciones directas a niveles muy altos, niveles extremadamente altos con Corea del Norte“, confirmó Trump el martes durante una reunión bilateral con el primer ministro japonés Shinzo Abe en Palm Beach, Florida.

Aunque Estados Unidos no tiene relaciones diplomáticas con Corea del Norte, ha utilizado silenciosos canales diplomáticos para atenuar la crisis de los misiles que ha generado preocupación desde que Trump asumió su mandato, luego que Kim Jong-un lo ‘recibiera’ lanzado un primer misil. Algo que lleva ya más de un año de tensiones globales por los lanzamientos sistemáticos y las provocaciones e insultos entre ambos presidentes.

Hay una gran posibilidad de resolver un problema mundial“, dijo Trump “Esto no es un problema para Estados Unidos. Esto no es un problema para Japón o cualquier otro país. Este es un problema para el mundo“.

El pleito entre ambas naciones data desde 1965, tras la guerra de Corea, donde Estados Unidos tuvo una participación importante, y una derrota que derivó en la división del país para conformarse como Corea del Norte, un régimen socialista, y Corea del Sur, un régimen capitalista.

Tienen mi bendición para discutir el final de la guerra“, alardeó Trump con su característico estilo de dictador neofascista.