Las autoridades de Estados Unidos han capturado a cuatro personas acusadas por la muerte de 51 migrantes ocultos en una caja de un tráiler abandonado en San Antonio, Texas. Les espera cadena perpetua o pena de muerte si son declarados culpables por la corte.

Christian Moreno, Homero Zamorano, Juan Francisco D’Luna-Bilbao y Juan Carlos D’Luna-Mendez están acusados por el Departamento de Justicia como responsables de la muerte de los migrantes, en su mayoría mexicanos.

La televisora local KXAN-TV informó que las investigaciones judiciales han revelado que Christian Moreno y Homero Zamorano estaban coludidos en el tráfico de migrantes, pues se les encontró evidencia de conversaciones donde hablan de ‘embarques’ de personas para cruzar de México a Estados Unidos.

Mientras que a Juan Francisco D’Luna-Bilbao y Juan Carlos D’Luna-Mendez los vinculan como parte de la banda de traficantes de personas, además de haberles encontrado armas en una casa que tenían en San Antonio. Ambos tenían su Visa vencida.

Los involucrados en la trama están acusados de “trafico de migrantes con resultado de muerte”; y por ese cargo podrían enfrentar cadena perpetua o la pena de muerte, según ha informado el Departamento de Justicia de Estados Unidos

Homero Zamorano, chofer del llamado ‘tráiler de la muerte’, fue captado por una cámara de seguridad en Encinal, Texas. Libró dos retenes de la Patrulla Fronteriza.

Medios locales de San Antonio han dado cuenta que Héctor Zamorano, de 45 años de edad, era el chófer que conducía el tráiler. Cuando fue detenido por agendes de la Policía se hizo pasar por un migrante sobreviviente y estaba drogado con metanfetaminas a tal grado que tuvo que ser hospitalizado.

Sobre la captura de Juan Francisco D’Luna-Bilbao, de 48 años, y Juan Carlos D’Luna-Mendez, de 23 años, se informó que fueron capturados en una casa en San Antonio, donde vivían ilegalmente. La captura se dio luego de investigarse sobre los datos de la matrícula del tráiler. Al momento de la captura justo salían en otro tráiler.

El último conteo de las autoridades de San Antonio ya es de 53 migrantes muertos -dos más murieron este miércoles-, mientras 11 permanecen aún hospitalizadas. La mayoría de los migrantes muertos son mexicanos, seguidos por migrantes de Honduras, Guatemala y El Salvador. Aún hay tres personas muertas sin identificar.

Las 27 víctimas mexicanas ya identificadas partieron de los estados de Guanajuato, Veracruz, Oaxaca, México, Zacatecas, Morelos, Querétaro y Ciudad de México, de acuerdo al cónsul mexicano en San Antonio, Rubén Minutti, según reportó anoche Telemundo.

Elementos del Cuerpo de Bomberos de San Antonio encontraron los cuerpos tras el hallazgo que hizo una persona el pasado lunes al acudir ante un grito de auxilio. Según los reportes oficiales los migrantes fallecieron a causa del intenso calor -que en la zona alcanzó los 38 grados centígrados- y la falta de agua para hidratarse.