La falta de reglas para el funcionamiento del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) que ha instaurado el presidente Andrés Manuel López Obrador para reemplazar al Seguro Popular, comenzó con el pie izquierdo.

Falta de medicamentos y pago de los mismos, costos de atención hospitalaria ‘inflados’ y otra serie anomalías y desorden en el arranque del Insabi, ha llevado a la rebelión a seis gobiernos de oposición, para rechazar el Insabi. Los sindicatos médicos desmienten además a AMLO sobre la gratuidad del servicio y medicamentos.

Los gobernadores panistas Martín Orozco, de Aguascalientes; Carlos Mendoza, de Baja California Sur; Diego Sinhue Rodríguez, de Guanajuato; Francisco Domínguez, de Querétaro; Francisco García, de Tamaulipas; , y Enrique Alfaro, de Jalisco, de Movimiento Ciudadano (MC), se niegan a firmar el acuerdo con la federación para instaurar el Insabi, que inició operaciones el 1 de enero provocando un caos el país.

“Lo dije públicamente desde antes que se aprobara (el Insabi), que yo jamás iba a firmar, dije hasta de broma que aunque me torciera la otra buena mano que me queda y lo he dicho desde hace mucho tiempo”, expuso en entrevista a medios el gobernador de Guanajuato, Diego Sinhue, tras referir que ahora habrá un déficit de 1.5 millones de pesos lo que obliga a que en Guanajuato sólo se atienda ahora a los guanajuatenses y no gente de otros estados, o que cuenten con el IMSS o el ISSSTE, como antes.

Este martes los gobernadores de oposición sostendrán una reunión con AMLO para discutir sobre el tema de los convenios y los alcances.

Es un verdadero desorden lo que está pasando en materia de salud a nivel federal (…) Hay muy poca claridad y pocas definiciones respecto a la manera de los estados que hemos decidido no caminar en esta ruta que nos parece está condenada al fracaso”, declaró ayer el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro.

El decreto presidencial que da vida al Insabi considera un lapso de 3 años para que el nuevo organismo de salud de resultados; aunque en un lapso de 3 meses todos los estados deben armonizar sus leyes de salud para ir en línea con el nuevo organismo

En algunas partes del país ciudadanos afectados por el desorden del Insabi han salido a reclamar a las calles.

AMLO ha declarado que la instalación del Insabi en los estados es opcional. Algo que se marca desde el decreto, donde se estipula que aún si determinado estado desea hacerse cargo del servicio médico deberá coordinarse con el Insabi.

En el caso de los estados que acuerden con el Insabi de que éste se haga cargo de organizar, supervisar y operar la prestación de los servicios, los recursos que les correspondan serán ejercidos por el organismo en términos de los acuerdos de coordinación”, se estipula en el decreto.

Algo que el titular del Insabi, Juan Antonio Ferrer Aguilar ha confirmado este domingo asegurando que los estados tienen hasta el mes de abril para concretar los convenios.

La ley marca hasta el mes de abril para los acuerdos. En esta etapa están las reuniones con los secretarios de Salud de todos los estados para informarles sobre el nuevo esquema. Ya cada estado voluntariamente dirá si se suma, es de esta forma, porque así lo prevé la normatividad”, declaró Ferrer Aguilar en entrevista al diario El Universal.

En contrarparte la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE) pidió al director del Insabi, que de a conocer las reglas de operación, pues existe desconocimiento e incertidumbre. 

Con gran exigencia, le hemos expresado al director del INSABI, Lic. Juan Antonio Ferrer Aguilar que de manera inmediata se den a conocer las reglas de operación con que va a funcionar el nuevo Instituto a su cargo para evitar lo que acontece hoy en día: desconocimiento e incertidumbre de quienes tienen la responsabilidad tanto federal como estatal de la aplicación de las nuevas atribuciones que ejercerá el INSABI”, expresó Joel Ayala, líder de la FSTSE, en un comunicado oficial.

Otro líder sindical más, Marco Antonio García Ayala, dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (SNTSA), también argumentó que el desorden se debe a la falta de información precisa.

La principal falla es que no se informó debidamente, la gente tiene dudas, los gobernadores también, incluso en los hospitales (…) El Presidente (López Obrador) ha dicho que todo es gratis, esto es un error de información”, alertó García Ayala, según declaró ayer en entrevista para el diario El Universal.

Con la desaparición del Seguro Popular y la instauración del Insabi, desapareció el Fondo de Gastos Catastróficos y no hay claridad de dónde saldrá el dinero para operar el nuevo sistema, pues aunque el gobierno federal ofreció aumentar el 1 % al presupuesto de Salud para 2020l no lo hizo.

Las quejas de usuarios en diversas parte del país ante la falta de medicamentos, que ahora tienen que comprar los enfermos o sus familiares, el aumento de cuotas en la atención médica -superando las que había con el Seguro Popular-, la falta de claridad sobre qué se atiende y que no gratis, y sobre todo la falta de reglas de operación  han llevado al caos.

Avanzando