La personalidad histriónica de Donald Trump se impuso anoche en un acalorado y caótico debate con su rival demócrata Joe Biden rumbo a las elecciones presidenciales del 3 de noviembre. Aunque al final terminó en ridículo.

Trump logró dominar a Biden en un atropellado debate, donde el presidente de Estados Unidos -que busca ser reelecto- se impuso con aspavientos. Aunque en el balance general de las preferencias electorales Biden le rebasa por 6.1 puntos de ventaja, de acuerdo a los registros de Real Clear Politics.

El caos en el debate, por las constantes interrupciones y ataques de Trump, tanto a Biden como al moderador Chris Wallace, de la cadena Fox News, terminó por exasperar al candidato demócrata casi 20 minutos luego de iniciar el encuentro.

¿Quieres callarte, hombre?”, espetó molesto Biden a Trump harto de las constantes interrupciones de su rival republicano.

Arrogante y ácido en la retórica, Trump devolvió el golpe con maestría a Biden.

La gente entiende, Joe. Durante 47 años, no has hecho nada”, le respondió a Biden.

Los titulares de diarios y televisoras norteamericanas coinciden en que Trump dominó el debate, pero eso no significa que haya ganado; la intención de voto al cierre del martes arroja que va atrás de Biden por más de 6 puntos

Aspecto general del debate presidencial entre Trump y Biden.

Entre los temas más delicados que abordaron los candidatos presidenciales estuvieron el manejo y control de la pandemia de Covid-19, además del racismo supremacista y las protestas por la brutalidad policíaca.

Al abordar la pandemia, Trump se tambaleó en la respuesta y apenas atinó a decir: “Es lo que es”.

Biden le asestó un golpe imposible de eludir al señalar lo impactante de las muertes y contagios entre los norteamericanos, por una política deficiente de contención y atención. Hasta anoche Estados Unidos tenía un registro de 205 mil 966 muertos y poco más de 7.1 millones de contagios, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

Bueno, es lo que es porque eres quien eres. Es por eso que es. El Presidente (Trump) no tiene ningún plan. No ha presentado nada. Sabía desde febrero lo serio que era esto”, machacó Biden.

Trump intentó revirar acusando a China de ‘infectar’ al mundo, de anunciar que la vacuna ya ‘casi está lista’ y -como su homólogo de México, Andrés Manuel López Obrador- terminó por culpar a la ‘mala prensa’ de sus disparates y fracasos.

Este es el mismo hombre que te dijo que para Pascua esto se habría ido. Que cuando el clima fuera cálido se habría ido… como un milagro. Y por cierto, tal vez podrías inyectarte un poco de lejía en el brazo”, le respondió burlonamente Biden, en referencia a los torpes dichos de Trump de insinuar que la gente podría inyectarse desinfectante para ‘matar’ al Covid-19.

Sobre la violencia de los supremacistas blancos -los llamados Proud Boys que acuden a los mítines de Trump vestidos con camisetas negras y amarillo- durante las protestas raciales de la comunidad afroamericana que exige justicia ante el aumento de casos de brutalidad policíaca, Trump simplemente acusó a la izquierda de provocar los desmanes.

Este es un presidente que usa todo como un silbato de perro para tratar de generar odio racista, división. Este hombre no ha hecho prácticamente nada (por los negros)”, respondió Biden a las peroratas de Trump.

La ‘cereza del pastel’ fue entregada por el propio Trump al defenderse sobre las acusaciones que pesan sobre sí por evadir impuestos y tener deudas por más de 300 millones de dólares.

No quiero pagar impuestos”, resumió Trump, no sin antes cerrar el debate con una polémica declaración asegurando que se prepara ‘un fraude’ para  las elecciones del 3 de noviembre.

  • Fotos: Getty Images/CNN
OCT 2