En un giro dramático la situación de la actriz italiana Asia Argento le da la vuelta al mundo tras pasar de ser promotora del movimiento #MeToo a ser señalada como abusadora sexual de un menor de edad.

Aunque ha negado que abusó sexualmente de un menor de edad, Asia Argento ha convenido el pago de 380 mil dólares al actor Jimmy Bennett quien la acusó de abusar de él cuando tenía 17 años y ella 37 en un hotel de California, según ha reportado The New York Times.

La relevancia de la acusación de Bennet es que en California la edad legal para el consentimiento sexual es de 18 años, además que la actriz ha sido una férrea promotora contra los acosadores y abusadores sexuales de Hollywood, al iniciar las acusaciones contra el productor Harvey Weinstein a través del movimiento #MeToo.

Niego enérgicamente el contenido del artículo del ‘New York Times’. Estoy profundamente conmocionada y dolida al haber leído una noticia que es absolutamente falsa. Nunca tuve ninguna relación sexual con Bennett“, expuso la actriz de 42 años de edad a través de un comunicado que reproducen diarios de espectáculos como The Hollywood Reporter y Variety.

Lo que no negó la actriz es que sí pagó el dinero al joven actor, tras la denuncia que recibió por abuso sexual en noviembre de 2017

Argento ha recibido críticas muy duras en su cuenta por mostrar aún la foto con Bennet en su timeline de Twitter.

Sobre el pago la actriz italiana, pareja del fallecido chef Antonhy Bourdain, ha justificado que lo hizo de común acuerdo con Bourdain para evitar “mala publicidad” y pese a que fue “una cantidad exorbitante”.

El actor realizó la acusación contra Argento en noviembre de 2017 y el escándalo estalló el fin de semana.  Argento fue señalada por su presunta hipocresía por el joven actor Bennet, quien ahora tiene 22 años, un mes luego que la actriz y productora italiana comenzará una campaña contra Weinsten acusando ser una víctima de abuso sexual.

Ver a la señora Argento presentarse como una víctima de abusos sexuales era demasiado para poder soportarlo“, aseguró Bennet a The New York Times.

La fundadora del movimiento Me Too, Tarana Burke, escribió en Twitter para rechazar que el caso de Argento afecte en absoluto a la credibilidad de un eslogan que ha cambiado por completo y en pocos meses la forma en que la sociedad estadounidense se enfrenta al abuso sexual. Además de deslindarse de las acciones de Argento de manera sutil.

He dicho repetidamente que el movimiento #MeToo es para todos, incluidos estos hombres jóvenes que ahora están dando la cara.

La violencia sexual tiene que ver con el poder y el privilegio. Eso no cambia si el que lo hace es tu actriz o activista favorita o un profesor de cualquier género”.

Y no hay un superviviente modélico. Todos somos humanos imperfectos y tenemos que ser juzgados por nuestro comportamiento individual”, tuiteó Burke.

 

Escándalos sexuales alcanzan también a Trump

Michael Cohen, ex abogado de Donald Trump, se declaró culpable en una corte de Manhattan de pagar a Stormy Daniels, estrella de cine porno, 130 mil dólares “por encargo del candidato” para evitar que divulgará una larga aventura extramatrimonial de Trump con ella en 2006.

Cohen admitió que el pago fue hecho “con el objetivo principal de influenciar la elección” en 2016. El ex abogado de Trump, acusado de fraude y evasión de impuestos, aceptó que hizo pagos a otras mujeres de las cuales no se saben aún nombres. Se especula que son tres al menos.

Ligado a este escándalo, el ex jefe de campaña de Trump, Paul Manafort fue declarado culpable por el jurado de una corte federal en Virginia por fraude. Manafort podría obtener prisión de por vida.