El melodrama está por comenzar en Estados Unidos.

Los desafíos y constante caos generado por Donald Trump ya encontraron pared en el Congreso norteamericano, de mayoría demócrata, que ayer aprobó el mecanismo para el ‘impeachment’ o destitución del Presidente.

Una serie de llamadas y presiones al presidente de Ucrania para pedirle investigar por presunta corrupción al ex vicepresidente -en el periodo de Barak Obama- Joe Biden, su rival en la elección presidencial del 2020, y a su hijo Hunter, desató la tormenta política.

Previo a este juicio que será televisado, como ocurrió con el demócrata Bill Clinton por el Caso Lewinsky -donde tuvo sexo con una becaria-, Trump ya era investigado por irregularidades en su campaña; aunque supo librar esos primeros conflictos.

Esta es la cuarta vez en la historia de Estados Unidos que se aplica el proceso del ‘impeachment’. Primero fue Andrew Johnson (en 1868); luego Richard Nixon -quien dimitió en 1974 antes de iniciar el proceso- y con Bil Clinton (en 1998)

Aunque 231 legisladores demócratas y uno independiente, encabezados por Nancy Pelosi, lograron someter a los 194 legisladores republicanos y dos demócratas en el Congreso, lo que sigue es un hecho irrefutable. No pasará en el Senado pues la mayoría son republicanos.

El proceso del ‘impeachment’ ha vuelto a polarizar a la sociedad norteamericana en las vísperas de las elecciones donde Trump pretende reelegirse.

Lo que los demócratas han aprobado es un verdadero ‘show’ que se transmitirá por televisión y en el que sentaran a Trump en el banquillo de los acusados, llamando a comparecer a testigos y funcionarios, la petición de documentos, dar a conocer públicamente detalles de las investigaciones, y pleitos entre abogados y fiscales.

Un show pre-electoral donde se van a dirimir las diferencias para saber si Trump es reelecto o los norteamericanos, al verlo en el banquillo, le dan la espalda para apoyar el regreso de los demócratas a la Presidencia.

“¡La mayor caza de brujas de la historia americana!”, tuiteó un melodramático Trump -ya en su papel de ‘víctima’- al conocer sobre la decisión del Congreso.

Predial 2021