El gobierno de Cuba sigue reprimiendo con detenciones arbitrarias a los jóvenes artistas y activistas opositores que piden democracia y respeto a los derechos humanos. Este fin de semana fueron llevados a prisión cinco jóvenes.

El artista visual Hamlet Lavastida, quien regresó la semana pasada de una estancia artística en Alemania, fue el primero en pisar la prisión el sábado, ayer domingo Tania Bruguera, artista y activista, Héctor Luis Valdés Cocho, periodista independiente, y las jóvenes Katherine Bisquet y Camila Lobón simpatizantes del Movimiento 27N corrieron igual suerte.

Este sábado al cumplir sus seis días de aislamiento en el centro asignado (tras regresar de una residencia artística en Alemania), el agente de la Seguridad del Estado que se hace llamar Darío se presentó en el lugar, en horas de la mañana, y por casi 12 horas el artista estuvo incomunicado”, explicó la plataforma 27N a través de un post de Facebook sobre la detención de Lavastida, quien regresó a la isla el pasado 21 de junio luego de terminar una residencia artística en la galería Künstlerhaus Bethanien, en Berlín, Alemania

Lavastida ha sido uno de los artistas-activistas más visibles en Cuba, quien forma parte del Movimiento 27N, que denuncia constantemente al mundo la represión que se vive bajo el gobierno comunista.

Tres de los cinco jóvenes detenidos forman parte activa del llamado Movimiento 27 de Noviembre o Movimiento San Isidro y se suman a una larga lista que ha pisado la prisión desde el año pasado

Tania Bruguera, artista y activista, Héctor Luis Valdés Cocho, periodista independiente, ambos integrantes del M27 fueron detenidos y llevados a prisión ayer.

Ayer salieron a las calles artistas y activistas con cintas negras anudadas en los brazos para protestas pacíficamente en Villa Marista y exigir la liberación de los jóvenes presos políticos a los que el gobierno de Miguel Díaz-Canel ha dado cárcel por expresar su aspiración de que exista democracia y respeto a los derechos humanos en la isla. Cuba ha sido gobernada por la dictadura de los hermanos Castro desde 1959,  y ahora por su heredero Díaz-Canel desde 2018.

Me encuentro con vigilancia y voy a salir. Es mi derecho como ciudadano cubano!”, fue el último mensaje en redes del periodista Valdés Cocho antes de ser arrestado y enviado a prisión.

El movimiento juvenil que pide libertad en Cuba ha pasado de las redes a las calles y eso ha llevado al gobierno de Díaz-Canel a la represión.

Las detenciones y desapariciones se han vuelto una práctica común por parte de los cuerpos de la seguridad del Estado que impunemente someten a los ciudadanos a reclusión domiciliaria o prisión provisional bajo presuntos cargos fabricados para encubrir causas políticas”, señaló el 27N en un mensaje en redes.