Estados Unidos ha roto la cifra récord de detenciones de migrantes en la frontera con México, que en el último año ya rebasan los 2 millones. Las dictaduras de Cuba, Nicaragua y Venezuela están generando una ola masiva de migración ante las carencias y abusos sistemáticos.

Ahora estoy atento a Venezuela, Cuba y Nicaragua. La posibilidad de enviarlos (a los migrantes) de regreso a esos países no es racional. Estamos trabajando con México y con otros países para ver si podemos parar el flujo (migratorio)”, admitió ayer Biden ante los cuestionamientos de los medios de comunicación, durante una entrevista en la Casa Blanca.

Biden, quien desactivó las reformas antiinmigrantes del gobierno de Donald Trump, asegura que con su política migratoria ahora “hay menos migrantes” de México y Centroamérica rumbo a Estados Unidos. Y ahora enfrenta conflictos políticos por ello.

En un hecho inédito, los gobiernos republicanos, como el de Florida, están enviando a los migrantes a territorios gobernados por demócratas. E incluso amenazan con enviarlos a Delaware, donde tiene su residencia Biden.

La ‘deportación’ de migrantes a territorios demócratas la inició en abril el gobernador republicano de Texas, Greg Abott, quien está enviando desde entonces migrantes venezolanos directo a Washington, Nueva York y Chicago.

A esta medida se ha sumado el gobernador republicano de Florida, Ron DeSantis, quien desde la semana pasada comenzó a enviar migrantes a la exclusiva isla de Martha’s Vineyard, en Massachussetts.

Estas acciones ya tienen un primer efecto, pues ahora el gobernador De Santis enfrenta una demanda por la organización pro-derechos de migrantes Alianza Americas y varios venezolanos, por el traslado a la isla de Martha’s Vineyard donde -según acusan- han sido maltratados.

El Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por las siglas en inglés) estima que al cierre de septiembre se habrán concretado más de 2.3 millones de detenciones de migrantes -desde septiembre de 2021-; tan sólo en agosto pasado la Patrulla Fronteriza detuvo a más de 203 mil migrantes

Cuba vive la migración más grande de su historia. Los migrantes detenidos en la frontera de Estados Unidos con México representan un tercio de la gran ola migrante a la que suman nicaragüenses y venezolanos.

Las cifras oficiales de la CBP señalan que un tercio de las detenciones de migrantes corresponden a cubanos, nicaragüenses y venezolanos. Por lo que las dictaduras han sido señaladas por Chris Magnus, comisionado de la CBP, como responsables de esta ola migrante sin precedentes.

Ante la falta de relaciones diplomáticas con Cuba, Nicaragua y Venezuela la deportación de los migrantes procedentes de estos países, es más complicada para Estados Unidos que no sabe aún qué hacer con ellos.

Hasta el momento la migración más significativa es la de los cubanos que están huyendo en masa de la isla comunista que gobierna el dictador Miguel Díaz-Canel, pues están aprovechando que pueden viajar en avión hasta Nicaragua y desde ese país, gobernado por otro dictador -Daniel Ortega-, están avanzado por tierra rumbo a Estados Unidos.

El Centro para la Democracia en las Américas (CDA) ha llamado la atención sobre el éxodo cubano rumbo a Estados Unidos que alcanzó a finales de julio los 177 mil 848 migrantes que tuvieron contacto con Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CPB por sus siglas en inglés), desde septiembre de 2021.