Las nuevas disposiciones de la Suprema Corte de Estados Unidos contra los migrantes que demandan asilo, tendrán un efecto negativo para México.

El canciller Marcelo Ebrard levantó la voz contra la nueva normativa que impide a los migrantes que pisaron territorio mexicano a solicitar asilo en Estados Unidos, pues obliga a México a rechazarles o en su defecto a darles el asilo. Una trampa legal de efectos aún impredecibles.

Tenemos una política muy distinta a esa y no la vamos a cambiar”, expuso  Ebrard, en conferencia de prensa ‘mañanera’, donde acompañó al presidente Andrés Manuel López Obrador para fijar postura luego de la reunión sostenida con autoridades norteamericanas para revisar la crisis migrante.

A tres meses de las amenazas de Trump para imponer nuevos aranceles si México no detenía a los migrantes centroamericanos que buscan llegar a Estados Unidos, Ebrard reportó en una reunión sostenida este martes a su homólogo Mike Pompeo y el vicepresidente Michael Pence, secretario de Estado, que México ha logrado reducir hasta en un 56 % el flujo de migrantes.

Ebrard solicitó a Estados Unidos que, en correspondencia con los resultados en el tema migratorio, se ataque el tráfico ilegal de armas a México

La oleda de inmigrantes a México sigue imparable, sumándose ahora africanos que llegan en las caravanas por la frontera sur.

Pusimos sobre la mesa que el control de armas tiene el mismo grado de importancia para nosotros que la migración para Estados Unidos”, aseguró el canciller mexicano.

Los efectos negativos de la nuevas directrices de la Corte norteamericana es contundente y niega el asilo a cualquier extranjero que haya pisado otro país, antes de llegar a Estados Unidos, sin haber solicitado ahí asilo previamente. Es decir, que ahora todos los migrantes deberán pedirle a México asilo y esperar a que lo otorgue o los deporte.

Se estima que a finales de 2019 al menos 800 mil migrantes estarán cruzando por México. Una nueva bomba de tiempo.