Frente a la pandemia de Covid y los efectos del cambio climático, la ONU anticipa que el año 2021 será ‘desolador y oscuro’ para la alimentación mundial.

La ONU anticipó que requerirá 35 mil millones de dólares para la atención de las crisis derivadas por el Covid y el calentamiento global que en 2021 se estima impacten hasta en 235 millones de personas.

Tenemos una elección que hacer: dejar que 2021 sea el año del gran retroceso, tras 40 años de avances, o trabajar juntos para garantizar que encontramos una salida a esta pandemia”, expuso el jefe de operaciones humanitarias de la ONU, Mark Lowcock, en la presentación de las prioridades para su agencia el próximo año realizada en Ginebra, según reporta la agencia EFE.

La petición de 35 mil millones por parte de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) supone un aumento del 40 % en el financiamiento -en relación al año 2020-, y según justificó Lowcock es necesario ante las afectaciones que ha traído la crisis sanitaria mundial.

La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) que dirige Lowcock ha elaborado programas para ayudar entre 160 de los 235 millones de personas que se calcula necesitarán ayuda humanitaria en 2021

Los efectos del cambio climático comienzan a sentirse en el mundo, con eventos naturales más desastrosos para los seres humanos, como el reciente paso del huracán ‘Eta’ por Centroamérica.

Este año la OCHA recibió 17 millones de dólares en donaciones, lo que supone menos de la mitad de lo solicitado, con los cuales se atendió a poco más de 98 millones de personas o un 70 % del objetivo, según los datos del organismo.

Los presupuestos de ayuda humanitaria afrontan desesperadas caídas a medida que el impacto de la pandemia global empeora, por lo que juntos debemos movilizar más recursos y mantenernos solidarios con la gente en su hora más oscura de necesidad”, ha dicho el secretario general de la ONU, António Guterres.

Entre las prioridades de la OCHA para atender los efectos devastadores de la pandemia y el cambio climático, se encuentran principalmente África y Latinoamérica, además de algunas regiones del Medio Oriente.

Aunque las ayudas humanitarias con prioridad son especialmente las zonas de guerra, como Siria -donde se estima asistir a 20 millones de personas- y Yemen -donde se busca apoyar a 19 millones de personas-.

Las hambrunas podrían presentarse en múltiples partes del mundo y serán un duro test para 2021”, anticipó Lowcock.

En Latinoamérica se estima que el apoyo directo vaya principalmente hacia Colombia y Venezuela, países vecinos afectados por crisis político-sociales desde hace décadas, además de los países de Centroamérica recién afectados por el paso de un huracán que causó graves afectaciones en las poblaciones más pobres.

Predial 2021