El conflicto político-social en Chihuhua se recrudece. El gobernador panista Javier Corral Jurado acusa al gobierno de Andrés Manuel López Obrador de castigar al estado en materia de seguridad por ‘defender el agua’.

El gobierno federal decidió retirar el apoyo en materia de seguridad a Chihuahua ante las discrepancias políticas. Frente a esta acción, la Asamblea Nacional de Gobernadores del PAN (Goan) reclamó a AMLO por lo unilateral de la medida.

Les informo de un asunto que me parece bastante delicado, y que asoma ya, otra dimensión en la relación del gobierno federal con el gobierno del estado de Chihuahua, derivado de nuestra posición por el tema del agua.

Ayer me fue comunicado por el Srio. de Seguridad Publica @AlfonsoDurazo que en el Gabinete de Seguridad se acordó que los responsables de las fuerzas federales en el estado sesionen diariamente, por su lado, en la zona militar, atendiendo los temas de su ámbito de competencia’ ”, es parte del hilo de tuits con que el Gobernador Corral dio a conocer sobre la nueva medida para evitar ‘confrontaciones’.

El retiro del gobierno federal y la Guardia Nacional (GN) de las mesas de seguridad fue corroborado por Ricardo Mejía Berdeja, subsecretario de Seguridad y Protección Ciudadana (SSCP).

No es válido reclamar cooperación y coordinación y al mismo tiempo descalificar el trabajo de la @GN_MEXICO_ por cumplir sus tareas constitucionales y legales como es la salvaguarda de instalaciones estratégicas del país, como son las presas de #Chihuahua”, tuiteó Mejía Berdeja.

La ‘guerra por el agua’ cumple casi dos semanas luego que una manifestación congregó a cientos de personas que protestaban en la presa La Boquilla, para evitar la apertura de las compuertas y entrega del agua a Estados Unidos. La GN reprimió la protesta, detuvo a varios y abatió a un matrimonio de productores agrícolas que regresaban a su casa.

La crisis político-social en Chihuahua ya alcanza diferendos con Estados Unidos, pues el Gobernador de Texas exige la entrega de agua según estipula un tratado internacional de 1944; la Conagua, acusada de corrupción por los agroproductores, no da respuestas

El gobernador panista Javier Corral denunció la ruptura del gobierno federal con Chihuahua en materia de seguridad.

Javier Corral extendió que la represalia del gobierno federal es evidente e injustificable.

Una decisión que muestra un talante autoritario y vengativo contra el pueblo de Chihuahua, a quien finalmente se perjudica. Se incumple así el compromiso de hacer de la seguridad un campo de neutralidad política, y se usa como mecanismo de represalia.

El pacto federal se sostiene como acuerdo de colaboración recíproca, y cobra mayor relevancia en la materia más importante del Estado que es la salvaguarda de vidas y la integridad de las personas: lo que constituye ni más ni menos que la Seguridad Pública

Al romperse ese pacto básico, la Federación pierde su sentido. Y eso es lo que cada vez más va envileciendo el Pte. @lopezobrador_, no sólo en una concentración muy peligrosa de poder y recursos, sino del uso de los instrumentos del Estado para vulnerar a quienes nos le oponemos”, reprochó Corral en su hilo de tuits.

El Gobernador de Chihuahua recordó que esa misma represalia les fue impuesta por el gobierno del priista Enrique Peña Nieto por combatir la corrupción que encabezaba el ex gobernador César Duarte -quien permanece preso en Florida en espera de ser extraditado para enfrentar varias denuncias por desvío de recursos y lavado de dinero-.

Absolutamente inadmisible que el gobierno federal rompa la coordinación en la mesa de seguridad en #Chihuahua. Demandamos el respeto a la soberanía estatal y respaldamos a nuestro compañero @Javier_Corral”, tuiteó a su vez la Asamblea de Gobernadores de Acción Nacional (Goan).

OCT 2