El cambio climático avanza imparable frente a la indiferencia de las grandes potencias mundiales que se niegan a reducir las emisiones contaminantes.

La Cumbre del Clima COP25 no logró su cometido. Desde el inicio el desprecio de naciones como Estados Unidos o China, dos de lo grandes emisores de contaminantes, para asistir a la apertura dejó claro el mensaje. No hay acuerdos para frenar el calentamiento global.

Como resultado de la COP25 apenas se ha conseguido que 84, de 200, países participantes se comprometan a realizar acciones contra el cambio climático.

Es triste no haber podido llegar a un acuerdo final, estuvimos tan cerca“, expresó Carolina Schmidt, la ministra chilena de Medio Ambiente y presidenta de la cumbre celebrada en Madrid, España.

Estados Unidos, China, Rusia y la India, quienes juntos suman el 55 % de las emisiones contaminantes del mundo, se han negado a presentar compromisos para reducir sus emisiones

Estoy decepcionado con los resultados. La comunidad internacional perdió una oportunidad importante para mostrar mayor ambición. Pero no debemos rendirnos“, aseguró Antònio Guterres, secretario general de la ONU, institución organizadora de la cumbre.

Los científicos se han encargado de reiterar durante la COP25 que el aumento de la temperatura en el planeta está causando estragos y debe frenarse la emisión de gases contaminantes para evitar la catástrofe.

Además de señalar  el deshielo de Groenlandia como una señal de alerta que anticipa un aumento en el nivel del mar, lo que supone para 2050 que decenas de ciudades se ‘ahogarán’ bajo las aguas.

Advertencias que siguen encontrando oídos sordos en las grandes potencias que se niegan a realizar cambios para evitar el calentamiento global.