Colombia ha roto un paradigma con una sentencia judicial que evita el despido de quienes consumen alcohol o drogas. El mundo se sacude con la medida.

¿Una persona bajo los efectos de la droga es un mal trabajador?. Es una pregunta que hoy ocupa los titulares mundiales tras la determinación de la Corte Constitucional de Colombia que ampara a los trabajadores que consuman estas sustancias, siempre y cuando no afecte su desempeño laboral.

Colombia es el principal exportador de cocaína del mundo. Pero también un país que abre el debate mundial sobre la necesidad de derrumbar estereotipos al reinterpretar el Código del Trabajo que es similar a otras partes del mundo.

La Corte colombiana ha dado un fallo histórico al prohibir el despido de los trabajadores que se presenten a sus labores bajo el estado de embriaguez o el influjo de las drogas, siempre y cuando cumplan con su desempeño

En México La Ley Federal del Trabajo en su artículo 47 fracción XIII sanciona al trabajador con el despido por presentarse en estado de embriaguez o bajo la influencia de algún narcótico. Como ocurre en todas partes del mundo.

El origen de esta decisión judicial se remonta a la demanda de Claudia Liliana Sánchez y Carlos Mario Gómez, estudiantes de la Universidad Uniciencia, de Bucaramanga, con la que buscaban tumbar el numeral 2 del artículo 60 del Código Sustantivo del Trabajo, según reporta el diario colombiano El Tiempo.

Niveles moderados de uso de drogas pueden no afectar la capacidad de un trabajador de realizar ciertas tareas, particularmente aquellas que son simples y repetitivas”, esgrime para justificar su fallo la Corte Constitucional de Colombia citando un estudio del Center for Health and Safety in the Workplace.

Los demandantes, cita El Tiempo, argumentaron que esa restricción no tuvo en cuenta a los drogadictos, reconocidos por la ley como enfermos, por lo cual las empresas podían terminar sus contratos de manera unilateral. En su opinión, esta situación desconocía el hecho de que el artículo 63 del mismo Código define que las enfermedades comunes (no profesionales) pueden tener una incapacidad de hasta 180 días.

Con todo, respecto de estos casos, no se podrán tomar medidas disciplinarias si no se demuestra por parte del empleador la incidencia negativa que el consumo de sustancias psicoactivas tiene sobre el cumplimiento de las obligaciones de los trabajadores“, resuelve la Corte en su polémica determinación que está volcando a especialistas de la salud y otras áreas a cuestionar los efectos de esta nueva disposición.

El derecho de amparar a quienes consideren que se vulneran sus derechos laborales, exime a los trabajadores de la rama aeronáutica. Porque la Corte colombiana sólo considera efectivo el amparo para quienes realicen actividades que impliquen un riesgo menor.

La polémica está sacudiendo no sólo a Colombia. Cosa rara. En California y otras partes de Estados Unidos, además de Canadá, lo que protege la Corte colombiana es lo natural. Aunque no sea legal. Todavía.

Intervención fotográfica: Ruleta Rusa

 

 

 

 

Predial 2021